Los incendios forestales en las provincias de La Pampa y Mendoza, que quemaron más de 200.000 hectáreas, se encuentran "controlados", aseguraron autoridades del ministerio de Seguridad de la Nación, y aclararon que algunos focos podrían continuar activos debido a la sequedad de los suelos y tormentas eléctricas. 

"La parte más virulenta de los incendios fue hace dos días atrás, ahora están bastante controlados", aseguró el subsecretario de Operaciones de Protección Civil, Daniel Russo, sobre la situación de los incendios forestales en ambas provincias, que podrían suceder también en el bosque andino patagónico en los próximos días. 

En Mendoza, se combate el último foco que desde hace más de una semana castiga a campos en General Alvear y San Rafael, al sur de la provincia, ocasionados por vientos de 60 kilómetros por hora y altas temperaturas. 

"Desde diciembre venían los problemas, después de la tormenta eléctrica, por eso se dispuso de 4 aviones y 2 helicópteros hidrantes, a la vez que se convocó a más de 150 brigadistas de todo el país", especificó Russo. 

Según explicó el funcionario, la provincia "tiene mucha gente trabajando en el terreno, quedan un par de focos que están bastante circunscriptos e informó que "hoy al final del día podría haber novedades".

El titular de Defensa Civil de General Alvear, Adolfo Balverde, señaló que "la situación es más alentadora" que en los días previos, luego de que se quemaran más de 100.000 hectáreas. 

En La Pampa, "por el momento están controladas, están trabajando aviones", aclaró Russo sobre las llamas ya llevan quemadas más de 130.000 hectáreas en el territorio. 

En esta provincia los incendios forestales se originaron en la zona de General Acha, otros al sur de Chacharramendi, en cercanías de la Ruta 24, y el último en la zona del Parque Nacional Lihué Calel, que permanece "activo". 

"Actualmente el fuego permanece activo y las condiciones meteorológicas para los próximos días son extremas, con altas temperaturas y viento norte a 40 km por hora aproximadamente", informaron desde Parque Nacionales a través de un comunicado. 

"Como siempre son afectados animales, alambrados y otros elementos que son gastos económicos, pero estamos cuidando a las personas", aseguró Russo. 

En tanto, el director del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF), Guillermo Barisone, explicó que en esta época del año "las probabilidades de incendios son altas, pero no es común, se trata de algo cíclico, a los terrenos que se incendiaron hace años les vuelve a pasar".

"Probablemente fueron las tormentas eléctricas", aseveró Barisone sobre la causas de las llamas. 

"Es la temporada de incendios, es la naturaleza del terreno, se secan los pastos, se genera una llama por los rayos y se propagan muy rápido", agregó Russo

En ese sentido, el subsecretario insistió en que "hay que trabajar en el ataque a las llamas pero también en la cultura, en la prevención, hay que hacer cortafuegos que se debieran practicar en campos privados", aseveró. 

Por las condiciones climáticas imperantes está previsto que se produzcan incendios en toda la zona del bosque andino patagónico en las próximas semanas, que abarcarían desde la localidad neuquina de Junín de los Andes hacia el sur, ingresando por Río Negro hasta la ciudad de Bariloche y se extiende a Chubut por la zona de Esquel y un poco más al sur.

Fuente: Télam