La ansiada visita del presidente Mauricio Macri a la conferencia anual de la Unión Industrial Argentina, prevista para el próximo martes, tuvo un fuerte giro en la jornada de este miércoles, cuando los dirigentes de la central salieron en masa a cuestionar la fuerte devaluación. Los directivos, que antes temían aparecer en los cuadernos de Oscar Centeno, pasaron de la defensa al ataque con la devaluación cercana al 10% en una sola jornada, que suma cerca de un 90% en lo que va del año.

"Las devaluaciones sin plan no sirven porque descalabran todo", señaló el titular de la UIA, Miguel Acevedo. "No son devaluaciones competitivas", agregó. A su turno, uno de los directores ejecutivos de la entidad, Diego Coatz, sostuvo que "de nada sirve el salto cambiario porque viene con altas tasas de interés".

Los directivos esperaban que la presencia de varios integrantes del gabinete nacional en la semana industrial planteada a partir del lunes estuviese acompañada por anuncios para el sector. Sin embargo, la nueva devaluación de este miércoles y los resultados adversos que trajeron derrumbaron cualquier sesgo optimista que quedaba ante la visita de lo más alto del poder político nacional.

"No estamos pidiendo un subsidio sino un plan industrial", dijo Acevedo, acompañado por Alberto Álvarez Saavedra, presidente de la 24ª Conferencia. "Queremos buscar el largo plazo desesperadamente", apuntó, y consideró que en el Ejecutivo dicho plan brilla por su ausencia.

Este miércoles, en medio de la corrida del dólar, las tasas de interés (que bloquean el financiamiento productivo) cerraron a la baja, pero nada que modifique el oscuro panorama.