Uno de los mayores grupos económicos de Brasil, COSAN, confirmaría en los próximos días la adquisición de la refinería Shell. Su presidente, Mario Augusto Da Silva, había confesado estar "entusiasmado" por comprar activos de la empresa en Argentina. La operación incluyó 630 estaciones de servicio y la refinería de Dock Sud, valuadas en u$s 1.000 millones.

En 2017, Raízen Combustiveis, la mayor compañía energética brasileña, propiedad de grupo Cosan y Royal Dutch Shell, presentó una propuesta vinculante de compra del negocio de "upstream" (refinación y venta) de Shell Argentina. Esta oferta habría superado a las que hicieron otras interesadas, como YPF, la chilena Quinenco y Petrochina. Las cuatro compañías participaron de una compulsa de precios auditada por Credit Suisse Group.

En nuestro país, la firma fue además objeto de distintas presiones porque el ministro de Energía, Juan José Aranguren, posee acciones de la firma -de la que fue directivo- y entregó diversos negocios a la empresa.