"Estamos muy felices porque de dos pasamos a ser seis", dice aún emocionada Yanina. Y es que, junto con Matías, esperan gemelos y mellizos a la vez. Un embarazo múltiple sin precedentes en el país y sin que haya mediado estimulación o tratamiento alguno. Oriundos de Río Grande, los jóvenes aún no salen de su asombro.

Todo comenzó en julio, cuando Yanina Gutiérrez se realizó la primera ecografía. "Yo veía tres bolsitas pero como es la primera vez que transitamos esto, no sabíamos de qué se trataba, por eso nos quedamos callados", contó Yanina a un medio periodístico local, y agregó con una amplia sonrisa que "el médico tardaba en decirnos qué pasaba hasta que rompió el silencio: ‘¿Cómo te lo digo?’, y yo le respondí: ‘Doctor, no me asuste’. Matías miraba la pantalla, y lo miraba al médico, miraba la pantalla y lo miraba al médico".

"‘Quedate tranquila. ¿Tu familia es descendiente de mellizos?’, me preguntó, y para ese momento nosotros ya estábamos emocionados y contentos porque sospechábamos que íbamos a tener dos. Y el médico me dijo: ‘No, son más’. ¡Trillizos!, pensamos nosotros y el doctor nos terminó confirmando: ‘¡Son cuatro: en cada punta están los mellizos y en el medio los gemelos!’", relató la joven.

En efecto, las imágenes ecográficas permitieron ver las tres bolsas: una con los gemelos y las otras dos, cada uno de los mellizos.

"Nos hizo sentir el corazón de todos. Matías -o el Colorado, como le dicen- decía entre risas: "Paren de contar, desconectemos los aparatos’", recordó Yanina ese momento con mucha emoción.

Familia numerosa

"Es muy loco porque de ser dos, pasamos a ser seis", señaló Matías Graf y remarcó: "Estamos felices por este momento". En tanto, Yanina contó que había casos de mellizos en su familia, pero nada como su propio embarazo.

Así las cosas, los jóvenes viajarán la semana entrante a Buenos Aires, donde nacerán los pequeños. Sucede que dadas sus características, se trata un embarazo de alto riesgo y existe la posibilidad de que los pequeños nazcan con seis meses de gestación.

Además, Matías indicó que uno de los gemelos requiere especial atención porque, aparentemente, no terminó de formarse bien. "Cuando volvamos a Río Grande, ya vamos a volver con los bebés", concluye el papá.