El intendente de Goya, Corrientes, Ignacio Osella, acompañado de su secretario de Hacienda y sus respectivas esposas, llevan una semana en el exterior mientras, en el municipio, la declaración de emergencia sanitaria debió ser resuelta por el viceintendente.

Estados Unidos cerró las fronteras y los funcionarios correntinos quedaron en California. Cuando vuelvan, tendrán 15 días más sin trabajar por la cuarentena.

Ante la pandemia, en el distrito están suspendidos todos los espectáculos públicos y eventos masivos con apoyo estricto de la policía; aun así, todavía no se definió qué ocurrirá con la Fiesta Nacional del Surubí y el equipo de promotores sigue recorriendo el país, invitando a pescadores para que se inscriban al evento, aunque, tras las medidas anunciadas ayer por el gobierno nacional, probablemente se suspenda.

El viceintendente Daniel Ávalos quedó a cargo de la Intendencia, el Honorable Concejo Deliberante es presidido por el concejal Federico Tournier, que tendrá que dar lugar el próximo miércoles a los proyectos de los concejales de la oposición, pidiendo informes sobre las vacaciones del intendente