La Justicia rosarina investiga si una joven madre de 22 años, que cursaba un embarazo de 19 semanas, murió como consecuencia de practicarse un aborto clandestino. La víctima fue identificada como Eliana Coppola quien falleció el domingo por la madrugada en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez como consecuencia de una infección generalizada.

De acuerdo con el responsable del área de Salud Sexual de la comuna rosarina, Daniel Teppaz, la hipótesis principal es que la chica falleció por “síndrome de Mondor”, una infección generalizada que se puede presentar en casos de aborto provocado o de aborto espontáneo. Según Teppaz, “el cuadro clínico es típico de un aborto”, provocado, pero no así el contexto, porque "se hacía todos los controles” prenatales. De hecho, un día antes se había realizado uno.

"Conozco el personal del centro y sé que habría sido muy receptivo ante cualquier conflicto que ella hubiera podido tener con su embarazo”, indicó el funcionario. Es que la joven se había hecho los controles en el centro de salud del barrio Ludueña, donde se atendía con regularidad toda la familia.

El caso quedó a cargo de la fiscal de Homicidios Culposos, Valeria Piazza Iglesias.