El vocero de la Armada, Enrique Balbi, afirmó este martes que esa fuerza "no filtró" el documento interno conocido el pasado lunes sobre la última comunicación del comandante del submarino ARA San Juan, perdido hace 13 días, ya que implicaría "vulnerar una ley que hace a la confidencialidad"

Sobre el audio divulgado dijo: "Nosotros, la Armada, no filtramos el despacho que circuló en las últimas horas. Ya hay una investigación administrativa".  Y luego aclaró que "el documento que se filtró confirma la versión oficial".

En cuanto a las versiones sobre el ingreso de agua a la nave dijo: "Es normal que entre agua por el esnórquel".

Además, informó que "a las 0:30 del miércoles hubo un informe telefónico sobre la avería en baterías, a las 06:00 ese informe se envió de manera escrita y 07:30 confirman la solución del problema. Ese fue el último contacto".

En este sentido, informó, en rueda de prensa, que se iniciaron las "actuaciones administrativas correspondientes" para investigar cómo se filtró el mensaje y precisó que su contenido "confirma lo que venimos comentando hace una semana".

Al respecto de las tareas de esta jornada, aseguró que "son horas críticas y la situación es complicada" al tiempo que "el clima no es bueno hoy" y agregó que de todas formas "el minisubmarino ruso se dirige a la zona de desaparición" donde "hay 23 buques y 12 aeronaves" más.

"Todavía está demorado el arribo del Sophie Siem"

Por otra parte, Balbi afirmó, sobre la búsqueda del ARA San Juan, que “todavía está demorado el arribo del (buque) Sophie Siem con el minisubmarino de Estados Unidos” que se integrará al operativo y que, dado que “la meteorología no es tan buena”, se prevé que llegue al área de operaciones “hoy por la noche, o mañana a la mañana”.

El encargado de los partes oficiales sobre el paradero del ARA San Juan añadió que “el Yantar (el buque ruso que transporta equipamiento para la búsqueda subacuática hasta 6000 metros de profundidad) mantiene su arribo para el 5 de diciembre” y además señaló que esta madrugada “zarpó la Corbeta Robinson, con un sumergible ruso que tiene una profundidad de operación de 200 metros”.

"Hasta que no se localice (el submarino), no pueden sumergirse estos vehículos”, aclaró Balbi, quien advirtió que, con los medios hasta ahora disponibles, la máxima profundidad en la que se puede realizar un rescate es 600 metros.

Por otra parte, el vocero de la Armada negó que la filtración de una comunicación del comandante indicando averías en la nave haya provenido de la Armada, y que se inició una investigación al respecto.

Ayer, se difundió en el canal A24 un documento oficial firmado por el comandante de la Fuerza de Submarinos, capitán de Navío Claudio Javier Villamide, en el que se daba cuenta del último mensaje enviado desde el ARA San Juan.

Este mensaje indicaba que la embarcación había sufrido el “ingreso de agua de mar por sistema de ventilación al tanque de baterías”, lo que ocasionó un “cortocircuito y principio de incendio”, lo que provocó que las baterías de proa quedaran fuera de servicio y que la embarcación continuara su viaje a Mar del Plata con las baterías de popa.

Tal como señaló líneas arriba, Balbi afirmó que la Armada “no filtró” ese documento interno conocido el último lunes, ya que implicaría “vulnerar una ley que hace a la confidencialidad”, e informó que se iniciaron las “actuaciones administrativas correspondientes” para investigar cómo se filtró el mensaje, al tiempo que destacó que su contenido “confirma lo que venimos comentando hace una semana”.

"La Armada no genera la incertidumbre. Las profundidades no ayudan. Es una situación muy complicada, crítica, angustiante, de tensión para los familiares y todos los hombres y mujeres de la Armada”, completó el vocero, que también es submarinista, al referirse a la búsqueda de la nave y sus 44 tripulantes.

En la rueda de prensa, el vocero militar señaló que la situación reportada desde el ARA San Juan en esa comunicación que se difundió públicamente no fue considerada por el comandante del submarino como “una emergencia de magnitud”, y destacó: “La situación, como está descripta en el parte, no era una emergencia”.

"Ni el comandante de la unidad, que tiene 22 años de experiencia, ni su superior consideraron el tema como una emergencia o una avería de magnitud porque se pudo solucionar”, indicó Balbi. Por último, el vocero de la Armada subrayó el esfuerzo que se realiza para hallar el submarino. 

"Hay un montón de (oficiales) retirados que se ofrecieron para abrazar a los familiares conocidos. Toda la base naval está sensibilizada”, confió, y agregó que “23 buques de superficie, 12 aeronaves, y ocho países (que participan del rastreo del navío)” participan de la búsqueda.

El área donde se intenta encontrar al submarino, según comentó Balbi, se centra en “4000 km2 de superficie”, en la que puede “estar el submarino si está asentado en el fondo”.

Fuente: