Criticó el nivel de violencia durante la marcha. (Crónica/Archivo)

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunció el lunes que la ciudad de Buenos Aires "se presentará como querellante" en la causa por los destrozos cometidos por vándalos en inmediaciones de la Plaza de Mayo al terminar la marcha del viernes para reclamar la aparición de Santiago Maldonado.

"Ahora vamos a mandarle a la Justicia todo el material fílmico para ir a fondo con la investigación sobre quiénes fueron los violentos", puntualizó en declaraciones a radio Mitre después de visitar la Plaza de Mayo, donde unos 100 voluntarios comenzaron a ayudar a reparar los daños.

Subrayó además que los que causaron los destrozos "fueron entre 100 y 200 vándalos que no tuvieron nada que ver con el resto de la gente" que asistió a la marcha.

"La Ciudad se presentará como querellante", anunció luego de señalar que hubo cerca de 20 policías hospitalizados, en su mayoría con cortes en la cabeza y la cara, producto de ataques "con piedras y palos" por parte de grupos de vándalos.

"Pocas veces se ha visto un nivel de violencia semejante", subrayó. El jefe del Gobierno porteño se solidarizó con la familia Maldonado y destacó que la marcha se había realizado en paz hasta que comenzó la desconcentración. “Todos acompañamos a la familia de Maldonado en este momento de preocupación y dolor“, apuntó Larreta.

Dijo que “la gran mayoría" de los manifestantes actuó "pacíficamente" y "cuando empezaron los desmanes la mayoría de la gente ya se había ido: como mucho eran 200, que no tuvieron nada que ver con el comportamiento de la gente”.

Aclaró que la Policía "empezó a actuar cuando empezaron las situaciones de violencia" porque había encapuchados con palos a quienes "vio toda la Argentina" gracias a la transmisión en vivo de los canales de televisión. 

A primera hora de esta mañana, Rodríguez Larreta puso en marcha los trabajos de reparación de los destrozos desde la Pirámide de Mayo y en todo el recorrido de la avenida del mismo nombre hasta el Congreso, donde los vándalos rompieron vidrios, locales, luminarias y mobiliario urbano a su a su paso.

Fuente: Télam