Por Francisco Nutti 
@frannutti 

Gran parte de la sociedad suele criticar y prejuzgar las acciones de los demás sin tener previo conocimiento. Sin embargo, eso no fue un impedimento para Isabel Martinotti, quien, con tal de compartir un momento distinto con su nieto, decidió aprender a jugar a la PlayStation. ¿Cómo es la vida de la "abuela gamer"?

"Creo que a los niños, como lo hice yo, hay que orientarlos. Darles el espacio para que jueguen, pero también fomentarles el deporte, que no se enganchen tanto y salgan a la calle a disfrutar del verde"

Lejos de las palabras cruzadas, juego de mesa que solía disfrutar durante las tardes de té con amigas, Martinotti contó que su pasión por la tecnología empezó hace 15 años y hoy la disfruta como el primer día. "Una vez le compré la consola a mi nieto, que en ese entonces tenía nueve años, e incursioné en un mundo totalmente distinto. Aprendí a jugar a los videojuegos y pudimos conectarnos más, logré conocer sobre su vida, aconsejarlo. Me permitió tener una relación mucho más abierta", le comentó a Crónica la mujer, de 84 años, que vive en el barrio porteño de San Cristóbal, por donde suele caminar cuando se desconecta del "planeta virtual".

Para la "abuela gamer", encontrar un espacio de entendimiento con sus hijos y nietos ha sido el secreto para que ellos se convirtieran en "buenos seres humanos" y eso es lo que más la hace sentirse orgullosa de su función de madre: "Creo que a los niños, como lo hice yo, hay que orientarlos. Darles el espacio para que jueguen, pero también fomentarles el deporte, que no se enganchen tanto y salgan a la calle a disfrutar del verde", continuó la mujer, seguidora de la saga Final Fantasy y de Witcher 3, uno de sus juegos favoritos.

Furor internacional

Desde sus inicios, la popularidad de Martinotti ha crecido tanto que fue contactada desde México y Estados Unidos para hacer campañas publicitarias. Asimismo, portales de Colombia y Brasil la han entrevistado. "Me llaman de todos lados, sólo por jugar a la Play. He participado de eventos y hay gente que no lo puede creer, incluso mi hermana muchas veces me dice que ya estoy grande, pero yo creo que no hay edad para hacer lo que a uno le gusta", comentó y agregó: "Si yo lo puedo hacer, cualquiera lo puede hacer, sobre todo si los jueguitos -como ella les dice con cariño- pueden servir para generar algo maravilloso con tu familia".

"Siento que esto me saca de todos los problemas, así que me gusta por eso, hago como hacían mis hijas, que miraban las novelas con la boca abierta porque estaban transportadas a otro lugar. Bueno, a mí me pasa lo mismo con los videojuegos", reflexionó, antes de concluir: "Hay gente que juega cartas, otros que juegan a palabras cruzadas y a mí me encantan los jueguitos. Como dije, afirmo que no tiene edad y cualquiera puede hacerlo, además de que te ayuda a ejercitar la mente y a buscar soluciones para problemas".

Además de su pasión por la consola, la abuela es furor en las redes sociales, donde comparte sus actividades. Allí, miles de seguidores le dejan decenas de mensajes alentadores en distintos idiomas que la ayudan a seguir adelante. Según dijo, muchos la han parado por la calle para saludarla o sacarse una foto.

Ver más productos

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos