Por Francisco Nutti
@FranNutti

A tres días de su fallecimiento, los vecinos de Villa Fiorito, en Lomas de Zamora, recuerdan a Diego Armando Maradona con mucho afecto, a tal punto que cuando se conoció su deceso, concurrieron a la vivienda donde empezó a tirar sus primeras gambetas para pintar un mural. En las últimas horas se presentó un proyecto de ley que buscará expropiar, preservar y convertir aquella casa en un "centro de inclusión" con fines sociales.

El dolor se percibe en el barrio ante la repentina ausencia física del mejor jugador de todos los tiempos. En aquel lugar, donde el Pelusa sacaba a bailar a sus primeros rivales, brotan las lágrimas de quienes fueron sus vecinos, de quienes fueron sus compañeros. De muchos jóvenes que no lo conocieron personalmente pero que siguieron la carrera del ídolo futbolístico por videos. Hoy, todo Villa Fiorito llora a Maradona. Y hoy, la casa donde su mamá, La Doña Tota, le dio educación junto a sus hermanos, podría pasar a ser del pueblo.

El diputado de la provincia de Buenos Aires Daniel Lipovetzky aseguró que el inmueble en el que Maradona pasó los primeros años de su vida tiene "un valor emblemático superlativo" porque fue el primer hogar del "mayor ídolo deportivo del país". Su intención es "preservar" la vivienda, que está en "estado de abandono" y ocupada por "parientes muy lejanos" del campeón del mundo con Argentina en México 1986.

"La idea surgió cuando Diego cumplió 60 años (30 de octubre), que salieron varias notas que contaban el estado actual de la casa natal de Diego en Villa Fiorito. Todos la conocemos por sus relatos, por todo lo que contó y vivió. Esa casa ahora está en un estado muy de abandono, ocupada por parientes muy lejanos de Maradona. Se nos ocurrió que había que de alguna manera preservarla y darle un fin social porque está ubicada en un barrio de mucha vulnerabilidad", dijo el diputado, quien agregó: "Proponemos la expropiación y darle un fin específico, que sea un centro de inclusión para dar presencia del Estado a un lugar que lo necesita y que sea un lugar de recuerdo de dónde vivió Maradona, con su atractivo y todo lo que puede significar para los chicos de la zona acercarse a ese lugar". Ante esto, una gran cantidad de vecinos apoyaron el proyecto.

"La casa es un símbolo. Maradona contó que llegó a jugar fútbol profesional no solo por la ayuda de sus padres, sino también con la ayuda de la comunidad donde vivía. Nos parece que es un proyecto importante para poder avanzar. No tiene un costo fiscal importante porque está ubicada en un lugar donde el costo de los inmuebles es muy bajo", cerró Lipovetzky.

El más querido del barrio

Gregorio "Goyo" Carrizo fue compañero del Pelusa, como así lo llamaban en los Cebollitas. Conoció a Diego a los 6 años y forjaron una amistad irrompible.

"Siempre fue un grande en todos los sentidos" describió a su colega de la vida desde los mismos lugares que recorrían cuando eran chicos. Según contó, Maradona una vez lo defendió de una pelea con las palabras: "El que se mete con Goyo se mete conmigo".

En tanto Nahuel, otro de los vecinos que nunca lo conoció, indicó: "Se fue el fútbol, se fue la alegría de todos los argentinos".

Ver más productos

Opciones para los chicos en vacaciones

Opciones para los chicos en vacaciones

Astrología para este 2021

Astrología para este 2021

A 50 años del secuestro de Aramburu

A 50 años del secuestro de Aramburu

Tendencias que te cambian la vida

Tendencias que te cambian la vida

La victoria de River Plate

La victoria de River Plate

Una historia secreta sobre Boca Juniors

Una historia secreta sobre Boca Juniors

La herencia del amor a un club

La herencia del amor a un club

Los libros más buscados en 2020

Los libros más buscados en 2020

Las tendencias que profundizó el COVID

Las tendencias que profundizó el COVID

Claves de Alberto Fernández

Claves de Alberto Fernández

Ver más productos