A raíz de la sequía, el sector agrícola decreció 30,8% e impactó en el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) del Indec, cuyo promedio de abril reflejó una caída de un 0,9% a nivel interanual. Se trata del primer número negativo desde febrero del año pasado. Además del factor climático, el cuarto mes del año no pudo esconder los efectos de la inestabilidad cambiaria y mostró una baja intermensual de 2,7%. Por otro lado, Pesca, Construcción, Finanzas y Minería fueron las ramas con mayor crecimiento.

De esta manera, la actividad mostró sus primeros números negativos en más de un año. Incluso, para economistas privados, la caída sin estacionalidad fue sólo comparable con la que se observó en abril de 2012, otro período de fuerte sequía en el campo. No obstante, en los primeros cuatro meses acumula un avance de 2,4 por ciento.

Por sector

El informe del Indec muestra la fuerte caída del sector agrícola, con una baja de 30,8%, que incidió de manera definitiva en el resultado global. Esto se explica por la sequía que afectó al campo. La Pesca fue la rama que mostró un mayor crecimiento (10,2%), seguida de cerca por la Construcción (10,2%). Más atrás se ubicaron la Intermediación Financiera (9,4%) y la Minería (5,9%).

"La rama de mayor incidencia en la variación anual del EMAE correspondiente a abril de 2018 es Agricultura, ganadería, caza y silvicultura. Las otras ramas que contribuyeron a su contracción fueron Otras actividades de servicios, comunitarios, sociales y personales y Transporte y comunicaciones", señaló el informe del Indec.

"En contraposición, Comercio mayorista, minorista y reparaciones, Industria manufacturera y Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler fueron las más importantes entre las que impulsaron su alza", continuó.