La esposa de uno de los tripulantes del submarino ARA San Juan, sufrió un infarto luego de que la Armada le informara que la nave sufrió una explosión.

Al enterarse de la trágica noticia, los familiares explotaron en llanto y en ira. Algunos denunciaron que las autoridades les habían mentido. Otra mujer embarazada tuvo que ser internada tras descompensarse. 

Según la agencia ANSA, varios familiares de los marinos debieron ser ingresados en el Hospital Privado de Comunidad de Mar del Plata.

"La esposa de un tripulante, al enterarse de la posibilidad de un desenlace fatal, sufrió un infarto, mientras que otra mujer embarazada tuvo que ser atendida por una descompensación", agregó la agencia.

"Aún no trascendieron las identidades de ambas. La mujer infartada permanecía estable, mientras que la embarazada presentaba un cuadro sin complicaciones, aunque seguía en estado de shock", finalizaron.