Micaela, la hermana de Marcos Rojo (jugador de Boca Juniors), no ocultó la frustración y la bronca por el hecho de que el ex integrante de la Selección Nacional no tuviera oportunidad de marcar goles en el partido con Defensores de Belgrano, por la Copa Argentina.

Marcos Rojo, uno de los refuerzos de nivel que contrató Boca (gentileza club Boca Juniors)

La chance era propicia porque el Xeneize presentó una alineación alternativa, con jugadores que habitualmente no son titulares, y porque tuvo dos penales a su favor. Ambos los ejecutó Mauro Zárate, no sin preámbulos: el segundo, incluso, se lo ofreció a su compañero Franco Soldano, pero éste declinó la invitación. “El encargado de patear el penal es Mauro. Tuvo la gentileza de preguntarme si lo quería patear pero el encargado es él y hay que respetarlo", dijo el centrodelantero.

Mientras tanto, desde el living de su casa y frente al televisor, Micaela no se privó de reclamar que su experimentado hermano tuviese la oportunidad de marcar un gol. "¡Que lo patee Marcos el penal, la c... de su madre!", gritó mientras se grababa con el celular. Luego se la agarro con Zárate cuando este se aprestaba a ejecutar el disparo: "Dale, p...", lo apuró.

En definitiva, Boca ganó 3-0 con dos goles de Zárate y uno de Mas. En la próxima fase podría enfrentar a River, si es que el conjunto de Núñez supera a Atlético Tucumán. En ese caso, la Copa Argentina tendrá su propio Superclásico.