Los bosques de Palermo se mantuvieron con suma tranquilidad. (Crónica- Jonatan Moreno)

Sólo estudiantes de Monte Grande desafiaron el mal tiempo. Emulando al reconocido tema musical del grupo de rock nacional Soda Stereo, este jueves se vivió en la ciudad de Buenos Aires y alrededores una "Primavera Cero", ya que la tradicional juntada que hacen los chicos todos los años en los bosques de Palermo y otros espacios verdes tuvo una importante deserción debido principalmente a las malas condiciones climáticas que tuvo la jornada, además de notarse el "cambio de costumbre" que se viene desarrollando desde hace tiempo.

Sólo estudiantes de   <a href='https://www.cronica.com.ar/tags/Monte Grande'>Monte Grande</a> desafiaron el mal tiempo. (Jonatan Moreno - Crónica)
Sólo estudiantes de Monte Grande desafiaron el mal tiempo.(Jonatan Moreno - Crónica)


La mañana del jueves mostró un panorama lluvioso y esto fue fundamental para que los chicos siguieran durmiendo en sus casas, o se reunieran en algún lugar cerrado para festejar el Día del Estudiante con sus compañeros.

En los bosques de Palermo, el panorama era desolador: por un lado cientos de patos deambulando por las calles con suma tranquilidad; por otro, algún corredor que madrugó y aprovechó para seguir alguna rutina y un pequeño grupo de chicos que desafiaron al tiempo y fueron a jugar al fútbol, a pesar del barro y la lluvia.

Un grupo de chicos que desafiaron al tiempo y fueron a jugar al fútbol. (Jonatan Moreno-Crónica)

Pertenecientes al colegio N° 2 de la localidad bonaerense de Monte Grande, uno de ellos, llamado Carlos, le comentó contento a Crónica que "vinimos desde el sur del conurbano hasta acá para disfrutar de este lugar que es grande y hermoso. Nunca habíamos venido a los bosques de Palermo, y no importa lo feo que está el clima, porque lo disfrutamos igual y no nos importa nada. Como sabíamos que iba a llover todo el día, nos trajimos una muda de ropa para cambiarnos después de jugar a la pelota. Es una manera de festejar el Día de la Primavera más allá del clima".

De todas maneras y previendo lo que suele suceder todos los años (con los casos de violencia registrados entre los chicos), la zona de los bosques tuvo un operativo grande y especial para lo que ameritaba el lluvioso día.

Es que se pudo ver en la zona a cientos de policías de la ciudad apostados en diversas partes del extenso predio del barrio de Palermo para preservar la seguridad entre los adolescentes, aunque todo parecía ser en vano debido a que el lugar estaba casi vacío.

Además de los efectivos policiales, en la zona también se encontraba personal de Emergencias (103), bomberos con botes para observar cualquier situación en los lagos y personal de seguridad que recorría la zona en toda su extensión.

Los bosques de Palermo el Día de la Primavera. (Jonatan Moreno - Crónica)

Por otra parte, la recorrida de Crónica por diversos puntos en los cuales podría haber presencia de chicos y chicas pasando su día, tuvo un resultado negativo, ya que las puertas de ingreso a los distintos shoppings estaban vacías y sólo se podía ver la presencia de clientes comunes y algún que otro camión descargando mercadería en el establecimiento.

Esta particular situación se debe a que en los últimos años las costumbres de festejo parecen estar cambiando entre los adolescentes, ya que algunos se reúnen en los shoppings y cines, otros alquilan casaquintas para pasar el día con sus compañeros y algunos festejan desde la noche anterior y no se levantan siquiera para festejar el 21 de septiembre, con lo cual la tradición de ir a lugares abiertos parece ir desapareciendo con el tiempo y la tendencia se inclina para situaciones distintas.