Militantes de organizaciones que rechazan el proyecto de aborto legal realizaron una manifestación frente a la Olivos'>Quinta de Olivos para reclamarle al presidente Mauricio Macri que “se abstenga de intervenir, por medio de sus ministros”, en el debate abierto en el Congreso.

Por su parte, la Iglesia convocó a una “Misa por la vida” en la Catedral para el 8 de agosto, día que se votará en el Senado. Cientos de personas se concentraron desde las 19 en las puertas de la residencia oficial, ubicada sobre la avenida Maipú al 2000, en la localidad bonaerense de Vicente López.

Pancartas y panfletos para pedir por las dos vidas (Fernando Pérez Ré-Crónica).

Un fuerte operativo de seguridad se montó en el lugar, con algunos patrulleros y seis camionetas de la Infantería de la Policía Bonaerense, además de varios agentes de esta fuerza distribuidos a lo largo del enrejado frontal de la residencia.

Portando los clásicos pañuelos celestes, los manifestantes le reclamaron al presidente Macri que “cumpla con su promesa de cuidar la vida desde la concepción”. “El movimiento pro aborto fue muy tomado por la izquierda. Vas en el colectivo y te da cosa decir que vos estás en contra porque te critican. La gente es agresiva. Esto genera un montón de problemas en mi grupo”, explicó Guillermina Ogando (20) a la agencia Noticias Argentinas.

Para la joven, “no se puede hablar en buenos términos” del asunto, al tiempo que señaló que “si no se puede respetar al que piensa diferente, menos se va a respetar la vida del otro”.

Durante el acto, que fue organizado por las ONG Unidad Provida y Marcha por la Vida, los militantes repartieron velas y panfletos contra el aborto legal, mientras que otros sostenían carteles con inscripciones como: “La adopción es la opción” o “Matar no es derecho”.

Chicos y grandes, con velas y globos (Fernando Pérez Ré-Crónica).

La movilización fue creciendo paulatinamente hasta ocupar todo el carril de la avenida Maipú en dirección a San Isidro, obligando a los automovilistas a desviarse por Malaver y las calles paralelas.

Casi todos con una vela encendida en la mano, los manifestantes entonaron el Himno Nacional y luego cantaron diferentes canciones en contra del aborto, mientras otro tocaban bombos.

Pasadas las 20, una camioneta llegó al lugar cargando un feto gigante de unos 8 metros de largo, que ya había sido utilizado en anteriores marchas y que ahora colocaron frente a la residencia de Olivos al grito de “Sí a la vida, señor Presidente. No al aborto le dice la gente”.

El súper bebé, estuvo en la movilización (Fernando Pérez Ré-Crónica).

Pañuelazo

Como parte de las actividades desplegadas por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, este martes se realizará frente al Senado, el llamado “Martes verde”. Los organizadores indicaron que la convocatoria para el “pañuelazo” empezará a las 18 y que dos horas después se dará lectura a una declaración a favor de la legalización del aborto.