Por Gabriel Arias 
garias@cronica.com.ar 

Este miércoles se cumplen 198 años de la muerte del general Manuel Belgrano, conmemoración ligada a la creación de nuestra Bandera, aunque hay detalles que se desconocen sobre el nacimiento del emblema patrio, sobre si en verdad sus colores fueron tomados del cielo o cómo fue su formato inicial. Crónica tuvo un mano a mano con Juan Pablo Bustos Thames, historiador nacional que nos develará algunos interrogantes.

Thames comenzó diciendo que "de acuerdo a los documentos que existen, la bandera nació el 27 de febrero de 1812 en Villa del Rosario (hoy Rosario), donde Belgrano le comunicó al Primer Triunvirato que había erigido dos baterías a orilla del Paraná, para proteger a la región de la escuadra realista que saqueaba los poblados de la zona. Debiendo enarbolar una bandera, hizo mandar a hacer una con los colores de la escarapela nacional celeste y blanca (en ese momento una franja de cada una), la cual había sido aprobada por el gobierno semanas atrás. El tema es que esta bandera nunca se conservó y no se sabe qué pasó con ella, aunque hay una versión de que fue destruida. Se habla también que la bandera fue llevada al Ejército del Norte y se enarboló en Jujuy. Posteriormente se extravió y apareció luego en la Capilla de Titi (campo de Ayohuma) y se la conoce como Bandera de Macha. Se encuentra conservada en Sucre (Bolivia) y son tres franjas horizontales blanca, celeste y blanca. De todas maneras no hay documentos fehacientes de que esa haya sido nuestra primera bandera".

Tiempo más tarde y ya en el norte "Belgrano confeccionó una segunda Bandera del mismo color y formato que la primera, la que bendijo en Jujuy, pero como el Triunvirato pasaba por una situación complicada a nivel político por la amenaza de los portugueses que llegaron desde Brasil a la Banda Oriental y amenazaban con atacar Buenos Aires, pensó que enarbolar una bandera podía ser una provocación para los portugueses. Con lo cual esta segunda insigna también pudo haber sido destruida", agregó el historiador.

Todo parece indicar que Belgrano fue el creador de la Bandera en lo que refiere a color, pero en lo que respecta a su forma actual, otro nombre apareció en escena: Luis Ambrosio Morante. "El 24 de mayo de 1812, el Triunvitaro recibió al embajador del reino de Portugal, el teniente inglés John Rademaker y al recibirlo con honores se lo invitó al Teatro Coliseo Provisional, donde se interpretó el primer musical patrio llamado 25 de mayo. En una parte de la obra y con la música de Blas Parera, Morante apareció con una bandera celeste y blanca en su formato actual y el recibimento fue espectacular por parte del público, algo que hizo que esa bandera se hiciera popular con el paso del tiempo", dijo Thames.

Los motivos

El historiador explicó el porqué del actual formato (dos franjas celestes y una blanca): "Por conjetura se especula que Morante estaba acostumbrado a ver la bandera española flameando en el fuerte de la ciudad, y la misma tenía dos franjas rojas y una amarilla en el centro. Al enterarse que Belgrano había creado un estandarte celeste y blanco, la cual nunca vio, adaptó esos colores a la bandera de España, con los colores oscuros en los extremos (celestes) y claros en el medio (blanco)".

Thames agregó que "la Bandera fue tan popular en Buenos Aires que las tropas porteñas que fueron al norte a engrosar el ejército de Belgrano llevaron este nuevo emblema, tal es así, que Bernardo de Aráoz vio esas banderas y confeccionó una de 3 metros de largo por 2, la cual no donó al Cabildo sino a la Escuela San Francisco de Tucumán, el único colegio en la ciudad desde su fundación en 1565. La misma buscaba inculcar a los chicos el sentimiento por la Patria, y es la más antigua de nuestro país, que está guardada en el Convento de San Francisco de San Miguel de Tucumán. En la batalla de Salta de 1813, Belgrano lleva esta bandera (actual) al frente de combate y con esa victoria el territorio argentino queda libre de la amenaza realista. Meses más tarde, Belgrano vuelve a Jujuy y en homenaje al pueblo por su heroísmo en el éxodo jujeño, le dona una bandera al cabildo local con un escudo, bandera de nuestra libertad civil, la cual se conserva ahí todavía".