Por Luciano Bugner
@lucianobugner

La décima oferta del gobierno provincial terminó con puntos suspensivos. Los funcionarios pusieron sobre la mesa un nuevo número: 30% a octubre más la incorporación del material didáctico. Los docentes, en tanto, pidieron una actualización de acuerdo con la evolución inflacionaria, es decir, que se active la cláusula gatillo. Los maestros permanecieron unas horas en el Ministerio de Economía a la espera de una respuesta de María Eugenia Vidal, ya que los ministros se fueron sin contestar. Finalmente, los gremialistas también dejaron el edificio.

La propuesta, teniendo como referencia el sueldo del diciembre, fue una suba de 5% desde en enero; 8% en marzo; 10 desde mayo; 13% desde junio; 15% en julio; 19% a partir de agosto -según el gobierno, 20,7% contemplando material didáctico-; y 30% desde octubre, el cual llega al 31,7%. Sin embargo, según le resumió a “Crónica” el titular del Suteba, Roberto Baradel, “quieren imponernos una pauta a la baja”.

La diferencia capital para entender la falta de acuerdo es la cláusula gatillo. Los docentes insisten en la herramienta para “al menos empatarle a la inflación”, cuenta. Es por eso que, tras escuchar la oferta, los sindicatos pidieron que el incremento se perciba con salarios de septiembre; y que además se determine un mecanismo de actualización a partir de noviembre, de acuerdo con la evolución inflacionaria. “El Ministerio de Trabajo se comprometió a convocar a la mayor brevedad posible. No quieren decir que es un cuarto intermedio”, apuntaron desde el Frente de Unidad Docente Bonaerense.

El cuarto intermedio era para propiciar una negociación. No lo aceptaron. Les pedimos que consulten a la gobernadora y se negaron. No tienen voluntad”, añadió Baradel.

En comunicación con este medio, desde Economía -sede del encuentro- detallaron que “de esta manera, el salario inicial de un docente ingresante pasara de $12.500 a $16.460 (por un turno de 4 horas) registrando un aumento total del 31,7% y el salario promedio pasara de $24.659 a $32.372 acumulando un aumento del 30,3%. A esto se le suma además el reconocimiento por presentismo que es de 6.000 pesos anuales”.

Edith Contreras, titular de UDA Buenos Aires, pidió “no tener compañeros por debajo de la línea de pobreza”, y además hizo hincapié en la “necesidad de las obras para poner en condiciones las escuelas, en especial las de Moreno para que vuelvan a tener clases”.

Los docentes aguardaban un llamado de Vidal, ya que los ministros abandonaron la sala de la reunión sin dar respuesta a la contrapropuesta. “La reunión se terminó”, le dijeron a este medio desde gobernación. El Frente esperaba el llamado porque “si no pasamos a un cuarto intermedio nos convocan en diciembre”.

Posteriormente, el ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, le dijo a “Crónica HD” que el gobierno estudiará la contrapropuesta de los docentes, pero aclaró que “la cláusula de ajuste automático que piden no la podemos aceptar, porque no sabemos si en diciembre la recaudación de la provincia nos permita pagarlo; sino ocurrirá que pagamos el sueldo y no el aguinaldo”. Asimismo, informó que, por orden de Vidal, “aunque no hayan aceptado el 30%, igualmente se empezará a pagar con el sueldo de octubre, porque los maestros que están al frente de las aulas tienen que cobrar el aumento”.