El Índice de pobreza alcanzó al 35,5 % de la población económicamente activa al cierre del segundo semestre de 2019, lo que representó una suba de 3,5 puntos porcentuales respecto al 32 % de igual período del año anterior, informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

De esta manera, en base a una población total estimada en 47 millones de habitantes, alrededor de 16,4 millones de personas no tuvieron los ingresos suficientes para adquirir alimentación, pagar servicios básicos y comprar indumentaria que se requieren para no ser ubicados por debajo de la línea de pobreza.

De este número, 3,7 millones son indigentes, es decir que sus ingresos no alcanzaron para comprar el mínimo de alimentos para la subsistencia.

Al término del segundo semestre del año pasado, el índice de pobreza se ubicó en 35,4 % y el de indigencia en 7,7%.

En tanto, el nivel de indigencia alcanzó entre julio y diciembre del año pasado al 8%, por encima del 6,7% de igual período de 2018.

La región con mayor incidencia en el 2° semestre de 2019 fue el Noroeste (40,7%); y la de menor, la Patagonia (30%

En el 2° semestre 2019, la pobreza fue de 52,3% entre los menores de 15 años; de 42,5% en las personas de 15 a 29; de 30,5% en las de 30 a 64; y de 11,3% en las mayores de 65.
En tanto, el nivel de indigencia alcanzó entre julio y diciembre del año pasado al 8%, por encima del 6,7% de igual período de 2018.