La economista e investigadora del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), Eva Sacco, subrayó que “las jubilaciones quedaron planchadas en términos reales, de poder de compra” ya que, con los aumentos, “sólo recomponen lo perdido por la inflación”. A partir de junio los haberes de los jubilados y pensionados y la Asignación Universal por Hijo (AUH) registraron una suba del 5,69 por ciento.

Se trató del segundo incremento trimestral del año, de los cuatro previstos, dispuesto por la Ley N° 27.426 de Reforma Previsional. La suba aplicada en marzo había sido del 5,71%, con lo que el haber mínimo jubilatorio pasó de 7.246,64 pesos a 7.660,42 pesos. Desde junio, ese haber aumentó 435,87 pesos, para llegar a 8.096,29 pesos.