Por Francisco Martirena Auber
@martirena74

La caída de la actividad económica escaló fuertemente en el Mercado Central, donde las ventas se derrumbaron un 40% en los primeros cinco meses del año, frente a igual período de 2017, lo cual ya derivó en nada menos que entre 700 y 800 despidos de trabajadores de los puestos mayoristas de frutas y verduras.

Así lo reveló este jueves a cronica.com.ar el presidente de la Cámara de Operadores Mayoristas Frutihortícolas del Mercado Central (Comafru), Fabián Zeta, quien expresó que "las ventas de frutas y verduras bajaron un 40 por ciento" en lo que va del año, y por ello, se reunieron el pasado miércoles con el directorio del organismo con dos planteos esenciales.

Por un lado, el congelamiento en el costo de los alquileres de los puestos, y además una reducción de las tarifas de luz. Otra problemática que afecta al sector es que "en el Gran Buenos Aires, existen alrededor de 35 mercados de frutas y verduras, y solamente diez deben ser legales", afirmó Zeta.

"No se defiende al productor. El Estado está ausente en las políticas que tendría que tomar con respecto al sector frutihortícola", reclamó el directivo. El reclamo del combate a la informalidad no es nuevo ya que con el recrudecimiento de la crisis, los puntos ilegales están proliferando y obviamente sin los controles de sanidad.

En esta semana, también hubo encuentros de los mercados del área metropolitana para analizar propuestas de salida a la crisis. Los mayoristas frutihortícolas de Beccar, San Martín, Avellaneda, La Plata, Berazategui y San Fernando, entre otros, crearon una mesa coordinadora para dialogar con el gobierno provincial y nacional, manifestó a este medio Raúl Giboudot, secretario de la Cámara Argentina de la Actividad Frutihortícola (CAAF).

"Aumento de precios y muy poca demanda presentan un cuadro muy complejo. Sumado a factores climáticos y un fuerte desorden en la comercialización, debido a la instalación indiscriminada de puntos de venta directa sin control", detalló Giboudot. A esto se puede sumar que "los insumos en dólares se incrementan con la devaluación, dado que las semillas fertilizantes son importadas y están manejadas por grupos altamente concentrados", agregó el secretario de la CAAF.

En tanto, el presidente de Comafru criticó a los comercios minoristas que remarcan con muchísimo margen con respecto a los precios del mercado mayorista. "Lo nuestro se tiene que producir todos los días, entonces, mucha mercadería se tira o se vende a menor precio", explicó Zeta.

"Estamos con precios realmente bajos. Con una caída de las ventas y el mismo precio, además de la suba en todos los impuestos que pagamos, se nos hace cuesta arriba", añadió. Una de las propuestas es crear un registro de mercados ya que las "centrales de abasto" deben de contar con los controles que garantizan la calidad de los alimentos.