Las ventas minoristas de los comercios pymes finalizaron mayo con una baja de 4,8% frente a igual mes del año pasado, medidas a precios constantes, y acumulan una declive anual de 2,5% en los primeros cinco meses del año. El consumo se vio afectado por las tensiones cambiarias y promete mostrar esa tendencia en los próximos meses.

De acuerdo a información de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, la institución que las agrupa, las ventas comparadas con abril, de todas formas, subieron 4% aunque está explicado básicamente por factores "estacionales" del mes.

Para la mayoría de los negocios, mayo fue mejor que abril pero peor que mayo del 2017, que de por sí las ventas ya habían descendido 2,3%. "Fue un mes de mucha tensión económica y eso le restó fuerza al consumo. Especialmente en los primera quincena, donde la suba del dólar desconcertó al público. A eso se sumaron los problemas reales de ingresos, donde se notó la pÚrdida en el poder adquisitivo", precisó la CAME.

Entre los rubros que más descenso tuvieron figuran golosinas 8,5% respecto a mayo del año pasado y un 3% en los primeros cinco meses de este año, mientras que luego le siguieron joyerías y relojerías 7,7% y 4%. Bazar y regalos junto con calzados también registraron altas bajas, con 6,6 por ciento respecto de mayo pasado y 3,2 y 2,9 en el acumulado, respectivamente, mientras que farmacias e indumentaria tuvieron una baja del 6,5% y 2,6% y 2,9% durante los cinco meses iniciales de este 2018.

En cambio, los que menos descendieron fueron alimentos y bebidas, con 1,8% respecto de mayo de 2017 y 1,2% en el acumulado de este año, mientras que después aparece el rubro perfumería y cosmética, con 2,1% y 1,4%. "Hubo notorios altibajos en las ventas, de pronto la gente desaparecía de las calles y de pronto volvía. Ya no hay días buenos y días malos de la semana fijos, todo es muy cambiante", coincidieron en señalar algunos comerciantes, encuestados por la organización. "Otro de los factores que complicó a las ventas fue la cantidad de días de lluvia que hubo, además de sumarse la primera etapa de frío, donde la gente se quedó en sus casas", evaluó la CAME.

Además, añadió que "algunas tiendas sacaron ofertas o promociones tentadoras que atrajeron al cliente y eso provocó casos donde las cantidades de salida crecieron pero en facturación se mantuvieran apenas por encima del año pasado". En mayo, en definitiva, el 62,5% de los comercios minoristas tuvo variaciones negativas y el 11,6% se mantuvo sin modificaciones (sólo un 25% de los encuestados declaró haber vendido más).

En un mes de baja rentabilidad y altas tasas de interés como como fue mayo, donde los negocios debieron asumir subas de tarifas, de alquileres, mercadería con aumento, y de costos en general, pesaron las comisiones que cobraron las tarjetas, posnet y bancarias. En tanto, para los comercios que venden online, la venta por ese canal se mantuvo firme, en aumento.