Un perro falleció producto de los golpes recibidos por parte de un sujeto que lo amedrentó a ladrillazos y luego lo enterró vivo, frente a la parroquia María Auxiliadora de la ciudad de Corrientes. El can había sido rescatado por compañeros de trabajo del agresor, sin embargo en la veterinaria poco pudieron hacer y el animal murió un día después de su internación.

Desde Corrientes reclaman justicia y publicaron el caso en las redes, ya que los testigos presenciales no quisieron asentar la denuncia formal.