Tras el allanamiento en su vivienda en la localidad bonaerense de Adrogué, el médico de Diego Maradona, Leopoldo Luque improvisó una conferencia de prensa ante los medios y aseguro: "Hasta último momento estoy absolutamente seguro que hice lo mejor con Diego, lo mejor que se podía".

Luque, el último médico de Maradona que fue imputado de "homicidio culposo", dijo este domingo por la tarde que él no se reprocha "nada" y aseguró que "se hizo lo mejor que se pudo" para tratar al "10".

"No hubo un error médico de parte de nadie. Diego tuvo un evento fortuito. Fue un ataque cardíaco de un paciente que en las características de él, es lo más común del mundo que muera así", sostuvo.


"Lamentablemente es un hecho que podía pasar, antes o después. Se hacía todo lo posible para disminuir la chance pero no para bloquearlo", señaló entre lágrimas.

Luego explicó el operativo : “Les dimos toda la información que quisieron, todo lo que necesitaban. Hubo mucha gente que me dio una contención bárbara. Lo que pidieron lo tuvieron.Se llevaron la historia clínica, con todos los registros de las atenciones que hice y de los profesionales que participaron de la atención. Después, dispositivos electrónicos de todo tipo. Me sorprendió, absolutamente. Cuando Diego fallece, llegué al lugar y estaba la fiscalía trabajando, siempre estuve a disposición de ellos. Son procedimientos legales que desconozco”.

Al ser consultado por la información que surgió este domingo por la mañana de una supuesta pelea entre ambos, Luque sostuvo: "Diego me puteaba, me echaba y después me llamaba".

Además, aseguro que tras la operación del hematoma subdural en la cabeza, la clínica le dio el alta. "No sé de quién es la responsabilidad. Él es un paciente en condiciones de alta. Debía permanecer en una clínica de rehabilitación, pero él se negó. Logramos que tuviera una enfermera, pero él se podía ir caminando de la clínica, nadie tenía que firmar".

"Incluso se dijo la estupidez de que yo a Diego lo externo. Al revés: yo fui el que lo llevó a la clínica. ¿Dónde pierden el foco? Quién es el que se tuvo que meter en el cuarto con él y casi agarrarse a piñas para llevarlo a una clínica. Él ya estaba de alta, él tenía que convencerse de mejorar. ¿Cómo convences a un señor así? Cuando la justicia o un médico cree que el paciente tiene un riesgo inminente de muerte, o de daños a terceros se hace algo. Pero el riesgo de Diego era el consumo, no era un ataque cardíaco. Si nosotros hubiéramos creído que necesitaba un desfibrilador y una ambulancia, ese tipo estaría internado en una unidad coronaria”, indicó.

“En cuanto a las cosas que se dicen no las puedo leer, yo estoy muy mal porque se me murió mi amigo. Estuve a todo momento junto a él. Vi mucha gente a la que yo no había visto nunca. Yo soy neurocirujano, Diego odiaba a los médicos. Diego era mi amigo, yo estaba todo el tiempo con él. El necesitaba ayuda, no había forma de entrarle, él tenía autonomía, él decidía”, insistió Luque.

“Todos estábamos reunidos para ver qué era lo mejor para Diego: los familiares, Swiss Medical, psiquiatras, psicólogos. Mi función era hacerle entender algo a Diego. Lograr lo más difícil de todo: la voluntad de Diego, porque nada se podía hacer sin la voluntad de Diego. ¿Por qué no averiguan quién era Diego y si se podía hacer lo que piden sin un aval médico? No se puede”, continuó.

"No se lo podía llevar a un hospital neuropsiquiátrico porque no hay criterio médico. Entonces, había que llevarlo a un centro de rehabilitación. ¿Y sabés qué requiere eso? La voluntad de Diego lo cual era imposible”, agregó.

Luego retomó su pelea con Maradona. "El jueves (tras el alta) voy a verlo y pasó lo que pasó siempre con Diego. Cuando Diego se pone mal, echa a todo el mundo. ¿Y qué se hace con eso? Les pido a todos que me lo digan. “No le meto una ambulancia y un desfibrilador encima”. ¿Qué ignorancia es esa? Si tiene voluntad. Entonces, lo que pasó el jueves fue que yo entré a la casa. y él no quería recibir a nadie, no quería recibir al clínico, quería recibir a nadie. ¿Quién era el único que podía ingresar a la habitación de él como profesional? Yo. Yo era al único que él podía bancar ahí adentro, ¿por qué? Porque él ya sabía quién soy yo, narró.

Según Luque, Diego lo echó: “Luque dejame tranquilo, dale, la concha de tu …', me dijo. Yo pidiéndole un esfuerzo más y él me echó. Entonces, todo lo que hice yo con él, fue todo de más. No es que yo hice de menos. Le pedía que se levante, que reciba a las hijas porque no quería recibir a las hijas. El control neurológico era bueno, él no estaba tomando alcohol y las pastillas estaban acomodadas por un equipo de salud mental. Había toda una contención, no era el Doctor Luque. Si yo le decía: ‘Diego, levantate’ era un plus. Pero si el paciente me decía: ‘Andate’: yo, ¿qué puedo hacer?"

Además, destacó que él "amaba" a Maradona, a quien consideraba su "paciente preferido" y se describió como "un fanático de Diego". "Era como un papá para mí", añadió el médico, quien dijo que él no tiene "nada que ocultar".

El testimonio completo de Leopoldo Luque

Ver más productos

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Opciones para los chicos en vacaciones

Opciones para los chicos en vacaciones

Astrología para este 2021

Astrología para este 2021

A 50 años del secuestro de Aramburu

A 50 años del secuestro de Aramburu

Tendencias que te cambian la vida

Tendencias que te cambian la vida

La victoria de River Plate

La victoria de River Plate

Una historia secreta sobre Boca Juniors

Una historia secreta sobre Boca Juniors

La herencia del amor a un club

La herencia del amor a un club

Los libros más buscados en 2020

Los libros más buscados en 2020

Ver más productos