Por Florencia Bombini 
@florbombini 

"Yo creo en un mundo mejor porque acá el mundo está cambiando”. Ese es el eslogan con el que se identifica la Fundación Sonrisas, que funciona en la localidad bonaerense de Monte Grande y que alberga a 700 chicos de lunes a sábados. Quien haya creado esta frase, encontró las palabras justas para definir lo que ocurre allí adentro con los niños que participan de las actividades.

Claudia, mamá de tres chicos que van a la Fundación, cumple rol de colaboradora y es tutora de pañalera. En diálogo con este medio, la mujer explicó que “la idea es asistirlos, para que no estén tanto tiempo en la calle, entonces se los contiene. De esta manera, vemos cómo, a través de los años, los chicos que antes no mostraban respeto, hoy dicen ‘por favor’ y ‘permiso’. Todo esto se les va enseñando”.

Al lado de Claudia estaba Camila, una joven de 17 años que asiste al lugar desde los 14 y que actualmente es una de las líderes de la fundación. A su corta edad, también percibe estos cambios en los niños que ingresan: “Tenemos un chico que cuando entró, presentaba problemas de violencia, tenía enfrentamientos. Y se nota que tuvo un cambio drástico. Ingresó al curso de líderes y está cambiando su actitud. Todos tuvieron su etapa madurativa. Pero con la contención, se abren más y mejoran ciertos temas”. La adolescente había ingresado “por un curso de árabe que me había recomendado una amiga”, comentó.

La Fundación Sonrisas ofrece diferentes talleres gratuitos para nenas y nenes, les brindan una merienda de lunes a viernes y un desayuno los sábados. Además, los niños asisten a diferentes eventos y este jueves por ejemplo, conocerán la remodelada Ciudad de los Niños en La Plata. Su lado solidario no tiene límites, porque más allá de asistir a los más chicos, comentó Claudia, “hay talleres para mamás y una vez por semana se les da a las familias más necesitadas un cajón de mercadería”.

¿Cómo se manejan dentro de la Fundación? “Todo por donaciones, por débito automático, entradas de una cena solidaria anual, rifas, subastas. La gente se adhiere y, de esta manera, tenemos un ingreso mensualmente”, explicó la mujer.

Anexo

En paralelo a Sonrisas, funciona como un anexo la Fundación “Dejando Huellas”, que también está ubicado en Monte Grande, aunque en una zona más vulnerable, y asiste a cerca de 100 chicos. El sábado habrá un gran festejo por su primer aniversario.