Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

"Estoy desesperada, porque para mí significaba tenerlo cerca, aunque no lo tenga con vida”, es el desgarrador testimonio de Karina, quien vive un infierno desde que un grupo de delincuentes irrumpió en su vivienda con fines de robo, en la localidad bonaerense de San Justo.

El tormento de la mujer no radica en los objetos de valor material sustraídos por los malvivientes, sino en que éstos se apropiaron de un cofre con las cenizas de su hijo, quien perdió la vida por una grave enfermedad. En consecuencia, la propia víctima ruega a sus victimarios que le regresen los restos de su hijo, un clamor que se ha convertido en una cruzada masiva en las redes sociales.

En la tarde del sábado 28 de octubre se profundizó el padecimiento de Karina Roncati, cuando un vecino le advirtió que estaba abierta la puerta de su casa, en San Justo. Por si fuera poco superar el dolor de la pérdida de un hijo, de tan sólo 13 años, una banda de ladrones ingresó a su hogar y sustrajo las cenizas del menor.

Karina detalló a Crónica que “se me llevaron un televisor, un equipo de música, y demás electrodomésticos. Pero eso no me interesa, sólo quiero recuperar los restos de mi hijo, que estaban en una cajita de madera, cerrada con tornillos. Yo creo que se la llevaron pensando que había algo de valor para ellos”.

En 2009, Tomás murió a causa de leucemia. A partir de entonces, su madre decidió tenerlo a su lado, a pesar de las sugerencias de sus seres queridos, quienes le aconsejaban no tener las cenizas dentro de la propiedad. Pero en este sentido, Roncati argumentó que “era la forma de tenerlo cerca. Me dejaba tranquila saber que estaba ahí, con eso me conformaba”.

No obstante, la desconsolada progenitora adelantó que “este verano pensaba llevar sus restos a la costa atlántica porque a él le gustaba vacacionar allí”. Karina redobla sus esfuerzos para reencontrarse con Tomás. En principio, inició una campaña boca en boca para difundir su búsqueda y lograr que llegue a los delincuentes.

En las últimas horas, creó una página de Facebook llamada “Buscamos las cenizas de Tomás”, una causa a la cual se sumaron centenares de personas. A través de este medio, Karina les envió un mensaje a quienes robaron en su vivienda, expresando que “les pido por favor que tengan un poco de corazón y como sé que no lo van a traer a mi casa, les pido que lo dejen en la parroquia Stella Maris. Estoy desesperada”.