El profesor universitario Aníbal Prina, acusado de haberle arrojado huevos al presidente Mauricio Macri durante su visita a La Pampa, fue liberado este miércoles por decisión del juez Facundo Cubas. La medida fue dispuesta luego de que su abogado defensor, Marcelo Mangas, presentara el martes el pedido de excarcelación, ante lo que considera “la falta de pruebas concretas que lo acusaban de ser el agresor a la comitiva presidencial”.

Prina, de 60 años y militante del Frente Peronista Barrial, fue detenido luego de hacer un comentario en Facebook a un familiar, tras la visita presidencial de Macri. “Nosotros lo recagamos a huevazos”, le dijo a una prima, aunque luego contó que se trató “de una broma”.

El jueves pasado, cuando la comitiva presidencial se dirigía del aeropuerto al club El Fortín Roca, donde Macri encabezaría un acto de campaña, una manifestación los esperaba con carteles que exigían la aparición con vida de Santiago Maldonado y señalaban que los aumentos de tarifas incrementaron la pobreza. Al pasar por la “Rotonda del Avión”, ubicada en la ruta 5 justo en el lugar en que comienza la zona urbana, un grupo de manifestantes arrojó huevos a la caravana de autos. Al día siguiente, el viernes, Prina fue detenido mientras daba clases en la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de La Pampa.

El miércoles a la mañana, al dejar el calabozo de la Policía Federal, el docente agradeció recuperar su libertad y el estar nuevamente con su familia. Además sostuvo que el cuerpo policial siempre lo trató bien y que lo hicieron sentir cómodo en todo momento. 

"Vivimos en una democracia vigilada. Nos han hackeado las redes sociales personales, nos han investigado y nos están investigando a todos”, indicó y agregó: “Somos todos sospechosos prima facie”. Prina que sostiene que su detención se trató de un “apriete”, en una especie de autocrítica declara: "No me arrepiento de haber participado de la protesta, pero de los huevazos yo no me voy a hacer cargo. Con esta gente hay que cuidarse más en las manifestaciones públicas porque nos están controlando todo. Nos están mirando todo, todos estamos controlados en las redes sociales y cualquier vestigio lo utilizan para judicializar. En ese sentido, la autocrítica es haber sido menos vehemente”.

Mangas explicó que el docente fue liberado porque no se dan los supuestos para mantenerlo encerrado. Continuó aclarando que Prina no puede entorpecer la investigación y que además no se va a dar a la fuga ya que es "reconocido profesor universitario que está afincado con toda su familia, su pareja, y su trabajo" en Santa Rosa.

Con respecto a la carátula de la causa, el abogado dijo entender que "se lo acusa por intimidación pública", pero que aún así no pudieron ver el expediente. Mangas no quiso dejar de aclarar que el hecho "no es un delito", sino una "contravención" y remarcó que Aníbal "no se hace cargo de los huevazos"