Por Matías Resano
mresano@cronica.com.ar

El estado de alerta que reina en nuestro país a causa del avance del coronavirus tiene uno de sus principales focos en los sectores más vulnerables de nuestra sociedad: los adultos mayores. El crecimiento de las cifras de casos que contrajeron el Covid-19, y de quienes deben permanecer en cuarentena para evitar posibles contagios, desencadenó diferentes mecanismos de prevención, principalmente en aquellos que habitualmente tienen contacto frecuente con abuelos.

La especialista en geriatría, Silvina Guala, señaló que en el caso de "los adultos mayores se les pide que salgan de la casa lo menos posible, y sí lo hacen para lo que sea necesario, que no se expongan, principalmente en los lugares donde hay mucha gente". Una medida que se añade a los métodos ya recomendados y establecidos por las autoridades gubernamentales como limpieza de manos, distancia en el contacto, evitar lugares de mayor concurrencia de personas, entre tantas otras acciones de cuidado.

Guala, también directora y fundadora del Hogar de Ancianos "Casablanca", reconoció que si bien "visualizo un panorama difícil porque no hace frío y estamos ya con más de 30 casos, esto todavía no arrancó y a la gente le cuesta asimilar los mecanismos de prevención". Sin embargo, "los abuelos se cuidan, están muy informados, y la verdad que no les veo miedo, y tienen la sensación de que estando adentro se sienten protegidos".

A pocos metros, la escuchaba atentamente Marta, quien a sus 80 años reconoció que "estoy preocupada en parte porque tengo Epoc. Pero me voy a cuidar, siguiendo cada una de las directivas que nos dan en el geriátrico en cuanto a la limpieza". El Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires determinó en las últimas horas las restricción de las visitas a los abuelos en los diferentes hogares de ancianos. En principio la iniciativa se implementaba a aquellos seres queridos que hayan estado en aquellos países considerados de mayor riesgo por el número de casos. No obstante, la prohibición se extendió a todos, lo cual genera un mayor énfasis en la contención de los adultos mayores, pero principalmente de sus familiares quienes no aceptan la medida.

Guala reveló que "recibí una circular del ministerio prohibiendo las visitas y les informamos a las familias, y no lo tomaron de buena manera. Ya no importa si viajaron a Europa o no". Por lo tanto, ante la nueva medida, dejó en claro que "es un trabajo doble, pero hay gente que está acostumbrada a no ver seguido a sus parientes". No obstante, la especialista en geriatría aseguró que "les vamos a dar la clave para que los puedan ver por las cámaras y hablen por teléfono".

El testimonio brindado por la doctora es legitimado por cada uno de los abuelos que residen en su establecimiento, como expresó la propia Marta, al reconocer que "habitualmente veo poco a mi familia. Ahora deberemos no vernos por un tiempo, pero todo sea para que todos estemos protegidos". Sin embargo, a pesar del convencimiento de los adultos mayores, Silvina reveló que "le cuesta entenderlo más al familiar que al abuelo. Trabajaremos con el psicólogo para superar esta distancia a la fuerza".