El aumento en los colectivos es uno de los temas que el Gobierno pretende resolver en el final de este 2017 y que comenzará a regir desde el 1º de enero de 2018.

En primera instancia, el plan era incrementar 50 centavos mensuales el boleto y de esa forma, lo llevarían del actual $ 6,50 a $ 13 para fin de año.

Sin embargo, ese plan despertó resistencias tanto en el Transporte'>Ministerio de Transporte como en el Banco Central, por sus efectos inflacionarios.

El Gobierno también tiene casi lista la implementación del boleto polimodal, que permitiría realizar más de un viaje pagando una sola vez. De esa forma, una persona que se desplaza en trenes y colectivos por el plazo de 2 horas (120 minutos) podrá hacerlo abonando un solo boleto, según informa el sitio diario26.com.

Entre las empresas de colectivos se habló de un boleto a $ 9 a $ 10 en una primera etapa, para luego ir a $ 12 o $ 13. Pero, con la variedad polimodal, esa suba no tendría impacto para quien toma tren y colectivo. "Si el nuevo boleto incluye el tren, no tendría casi impacto para quienes usan los dos transportes. Tampoco cambiaría mucho para quien toma dos colectivos", esbozaron en las líneas de transporte.

La UTA, que es el gremio de conductores de colectivos, no adhirió al último paro de la CGT. Aunque en esa decisión habría cuestiones de estricto carácter sindical, también habría una señal de colaboración con el Poder Ejecutivo, que paga el grueso de los sueldos de esos trabajadores a través de los subsidios.

En Transporte respondieron que "sigue la evaluación de cómo hacer sustentable el sistema, de cómo bajar costos y de cómo hacerlo cuidando a los que menos tienen, reforzando la tarifa social como viene siendo hasta ahora y con la implementación de un boleto integrado, un sistema de descuentos para que los que mas viajan paguen menos".

Aunque hay más de 13 millones de tarjeta SUBE, menos de la mitad están "nominadas", es decir que se puede identificar a los beneficiarios. Los poseedores de tarifa social son más de 2,5 millones. Entre ellos, están los jubilados, quienes pagan por su boleto algo menos de la mitad que el resto.

El incremento podría pesar más entre quienes usan un solo colectivo dentro de la ciudad de Buenos Aires. Se los estima de mayor poder adquisitivo. De todas formas, también podrían usar dos líneas diferentes en el mismo viaje y pagar por una sola, según lo que entendieron los dueños de los colectivos de acuerdo a diálogos que tuvieron con funcionarios de Guillermo Dietrich, el ministro de Transporte. En ese sector dan por hecho que el 1° de enero habrá aumentos, aunque suavizados para no provocar enojos.