La clave de la ayuda financiera del Estado a pequeñas, medianas y grandes empresas durante y después de la pandemia del coronavirus (orthocoronavirinae) es la velocidad.

Desde el anuncio de los créditos con tasa de interés del 24%, los bancos privados aprueban solicitudes a cuentagotas y crece la preocupación en los sectores productivos donde ya acumulan semanas con menos o cero ingresos.

Representantes de diferentes actividades aseguran que agonizan en medio del aislamiento social preventivo y obligatorio que definió el gobierno, a fin de priorizar la salud de los ciudadanos, con el apoyo de la mayoría del arco político. Es que, en un contexto de consenso entre los dirigentes, el sector financiero pone trabas con exigencias que no se corresponden con lo establecido por Casa Rosada.

El presidente de la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Fecoba), Fabián Castillo, sostuvo en diálogo con Crónica que "el Banco Central lanzó los créditos a tasa del 24%, pero cuando fueron las pymes a pedir la línea se encontraron la negativa de los bancos privados. Desde Fecoba seguimos insistiendo, pasaron los días y entramos en la ampliación de la cuarentena, cuando hicimos los relevamientos fueron muy pocos los que pudieron acceder", contó y agregó que "los bancos privados se concentraron en los ya tenían las cuentas sueldos de sus empleados en el banco o los que tenían carpetas calificadas".

La celeridad del proceso de asignación de los créditos se torna así indispensable, tanto para la supervivencia de las empresas y los comercios como para pagar los sueldos de los empleados, y aumenta la presión sobre el gobierno y el Banco Central para que afinen los controles sobre el cumplimiento de las líneas de crédito, según lo establecen las normativas vigentes.

En rigor, de acuerdo con los datos brindados por el Banco Central, que encabeza Miguel Pesce, los créditos especiales para micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) a una tasa del 24% para el pago de salarios y capital de trabajo alcanzaron los $120.596 millones desde el inicio del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO).

El monto incluye financiaciones para 81.993 empresas hasta el 24 de abril, de las que aproximadamente el 53% se destinó a capital de trabajo (excluyendo sueldos) y el 36%, a líneas destinadas al pago de sueldos.

El resto de las empresas también experimentó un incremento en los montos otorgados de financiaciones que, en su conjunto, mostró una expansión del 21,1% desde el pasado 20 de marzo, con un marcado descenso de la tasa de interés.

"El gobierno tiene que ejercer toda la presión posible sobre los bancos en este momento. La pyme o micropyme que ya estaba sufriendo la recesión de los últimos años y no califica para la tasa del 24%, que igualmente es cara para muchos comerciantes que están con sus negocios cerrados, necesitan poder pagar sueldos y sobrevivir", sostuvo Castillo.

Al respecto, el analista financiero Christian Buteler opinó que "muchas pymes están en una situación complicada y no hay mucho que pueden hacer"

"Si su actividad se les cae a cero, no hay forma de poder sostenerse. Podrán durante un mes conseguir algo de crédito, si es que consiguen, para poder subsistir. Pero obviamente ese camino es insostenible", resaltó y coincidió con Castillo: "Es importante recordar que las empresas y los negocios ya vienen de dos años muy difíciles".

Sobre la celeridad de los bancos, el analista consideró que "las entidades financieras tienen sus tiempos; los bancos conocen que después de esto habrá muchas empresas que van a quebrar inclusive con créditos y no quieren que sean a las que ellos les prestan".

En este sentido, amplió que "la tasa del 24% puede ser un salvavidas en el caso de que a la compañía le hayan bajado los ingresos, pero la realidad es que nadie puede mantenerse en el mediano plazo sin ventas por más que le den créditos accesibles".

Para Castillo, de Fecoba, "hoy tomar créditos es no saber cómo lo vamos a pagar". "En la Argentina al tema financiero lo venimos sufriendo hace años. Años atrás teníamos tasas que muchas veces superaban el 100% y los bancos ganaban muchísimo. Estas filiales, que son de bancos globales, han tenido ganancias como en ninguna parte del mundo", subrayó.

"Priorizamos la salud, tenemos que cuidarnos, no tenemos que contagiarnos, obviamente que esa es la prioridad y está claro. Pero tenemos que generar un Plan Marshall para saber cómo será el día después de mañana", concluyó.

Ver más productos

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

"Alberto es un tipo temperamental"

"Alberto es un tipo temperamental"

Tendencias para el fin de semana

Tendencias para el fin de semana

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: secretos y verdades

Evita: secretos y verdades

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Ver más productos