Por Matías Resano
mresano@cronica.com.ar

En el marco de los festejos por el Día del Niño se llevaron a cabo diferentes iniciativas con la misión de que aquellos chicos en situación de vulnerabilidad tengan un motivo de celebración.

Una iniciativa particular encabezó la organización Nutriendo Almas, que se desarrollará hoy en el club Defensores de Moreno, a partir de las 10. Allí los 190 chicos del hogar La Casita de Joaquín almorzarán hamburguesas, merendarán chocolate con facturas y participarán de las diferentes actividades deportivas, a cargo de los alumnos del Instituto de Educación Física.

En este sentido, Jorge Conti, representante de Nutriendo Almas, detalló que “a diferencia de los pibes de los merenderos que tienen familia pero no comida, esto es al revés. Estos nenes necesitan contención”. En tanto, Macarena y Yanina, dos jóvenes que se conocieron en Facebook para poner en marcha sus deseos de asistir a personas en situación de calle, entregaron juguetes y golosinas a pequeños sin techo, en la localidad bonaerense de San Martín. Al respecto, Macarena reveló que “empezamos hace dos meses, pidiendo donaciones. Lo que nos preguntan los nenes más que nada es si van a poder comer, nosotros pensábamos que nos iban a pedir juguetes pero ellos dicen, queremos comer”.

En Esteban Echeverría los Fierreros Solidarios llevan adelante los preparativos para una nueva caravana que tendrá lugar el próximo domingo 25 de agosto.

En la plaza Mitre de Monte Grande se realizará una exposición, mediante la cual se recaudarán donaciones de alimentos y obsequios que posteriormente serán entregados a más de cien menores de la zona, de muy bajos recursos. En este sentido, uno de los impulsores de la cruzada solidaria, Claudio González, dejó en claro que “nos impulsa el derecho de todo chico a tener un regalo en su día. No nos podemos permitir que, en nuestro alcance, haya chicos que no puedan disfrutar de su día. Entonces, poniendo un granito cada uno, por más mínimo que sea, es una gran ayuda. Ese es el mensaje que transmitimos, y marca nuestra hoja de ruta”.

Un festejo con los que menos tienen

E l Día del Niño no es igual para todos los pibes. Un juguete, una bolsa de golosinas y animaciones son la excusa para que centenares de chicos puedan celebrar su jornada, gracias al esfuerzo inconmensurable de los creadores y colaboradores de merenderos y comedores de diferentes puntos del país.

Entidades que lograron sortear las dificultades actuales para que sus pibes festejen al menos una tarde, con la impactante particularidad de que el único deseo de muchos de ellos, en su día, radica en poder comer. En los barrios la solidaridad está a flor de piel, como asimismo la sensibilidad por los más chicos, y otras sensaciones, de esas muy lindas, que motorizaron a redoblar esfuerzos y hacer lo imposible por ellos, para que tengan su Día del Niño.

Inmersos en carencias económicas y afectivas, estos pequeños fueron encontrando su espacio en el merendero o en el comedor, ubicado a tan solo pocos metros de sus casas.

El pasar de las tardes de chocolatada, mate cocido, galletitas o una porción de arroz con pollo, entre otras exquisiteces, fue gestando un lazo con los organizadores de dicha acción benéfica, similar al de un padre y un hijo. Bajo esa unión, Heber, Graciela y David salieron a la calle, patearon adoquines, tierra, recorrieron comercios, es decir, golpearon puertas por todos lados.

En este sentido, Heber Pereyra reconoció que “no se imaginan lo que caminamos, porque la situación está muy difícil y se siente. Ya no es como antes, muchos no tienen, la gran mayoría se quedó sin trabajo. Hemos perdido unas 200 colaboraciones, aunque siempre aparece alguien y nos salva”.

Justamente esas manos salvadoras hicieron posible que en la jornada de ayer se llevaran a cabo las celebraciones en el merendero Granito de Mostaza, en la localidad bonaerense de Moreno.

En el establecimiento estuvieron presentes ochenta chicos que no sólo disfrutaron de obras de teatro y talleres de pintura y recibieron juguetes y golosinas, sino que también muchos de ellos pudieron celebrar sus cumpleaños postergados. Sin embargo, no todo es motivo de celebración, puesto que Pereyra reflejó una desgarradora realidad, al afirmar que “hoy los chicos tienen hambre, ya no les preocupa mucho si reciben un juguete, lo que más les preocupa es poder comer, se enfocan primero en eso y después en el regalo”. En el comedor El Rinconcito de Padre Varela los pequeños tampoco ocultan la falta de un plato de comida en casa, y ese es su mayor deseo en su día.

Al respecto, Graciela Cordero, titular del recinto solidario, dejó en claro que “hace años que ya los nenes no tienen pretensiones de juguetes; antes venían a jugar, ahora te piden la leche”.

Sin embargo, al mismo tiempo, “muchos papás nos llaman porque no les pueden comprar juguetes y nos dicen que lo que les damos es el único regalo que van a tener sus hijos”, confesó Graciela, quien con esa misión, encabezó la organización de los festejos, que incluyeron la entrega de juguetes y golosinas, como asimismo actividades con pinturas para nenes y nenas, y de estética para ellas. Por su parte, en la localidad bonaerense de Plátanos, David y sus colaboradores en el merendero Manos a la Obra esperarán a más de 500 niños en el Club Estrella con obsequios, animaciones y shows musicales. En la edición anterior, la misma cantidad de pequeños, acompañados de sus familias, coparon la casa del joven y, al no dar a basto el espacio, el festejo continuó en la calle.

Por lo tanto, en esta jornada se realizará en la entidad deportiva en el marco de una gran expectativa, “los chicos están muy contentos, porque saben que van a recibir un juguete y van a tener un motivo para celebrar en el medio de la situación que estamos pasando. Pero también ellos preguntan si van a comer el domingo”, manifestó el solidario joven. En su caso, su impulso está potenciado por la experiencia propia durante su infancia, en la cual “yo viví lo que ellos viven ahora, cuando era chico, de salir a pedir en la calle, revolver la basura, pelearme por un pan con otro chico. Entonces uno recuerda esas situaciones para que los chicos no pasen por lo mismo”.

Por esta razón, con la posibilidad de brindarles un festejo a los chicos de Plátanos, David expresó que el hecho de sacarlos a los pibes por un rato de todas las penurias que viven, “alejarlos de esa realidad por unas horas nos motoriza, es nuestra paga hacia ellos”.

Por su parte, Heber reconoció que “lo bueno es darles algo a los chicos, me interesa que no les falte nada, ayudarlos a mejorar su calidad de vida. Uno asume la responsabilidad de paliar sus necesidades, y en el Día del Niño se juntan la necesidad de comer y de que ellos tengan un momento de felicidad entre tanta malaria”.

En coincidencia con el mentor de Granito de Mostaza, su par de El Rinconcito consideró que “es cada vez más importante esta fecha, porque es el día que los chicos esperan que los miren, porque no son mirados. Ya que hay un montón de ellos que están en la calle y nos lo ven, o van descalzos, y en el Día del Niño los miran un poco más con atención”.

Testimonios que dan cuenta de una admirable y ejemplar vocación para que las carencias se disipen al menos por unas horas, mediante una sonrisa, una caricia y diversas muestras de cariño y contención hacia esos nenes y nenas que no tienen la suerte de celebrar su día en su propia casa, o mejor dicho, sí la tienen, en sus nuevos hogares con sus familias del corazón.

La tristeza de no alcanzar

En la localidad bonaerense de Máximo Paz, Abigail no baja los brazos, dado que acudió en ayuda, pero fue en vano. Su anhelo de celebrarles el Día del Niño a los 50 chicos de su merendero Latino 15 se postergó al menos este fi n de semana, al no poder contar con los recursos suficientes para abastecer a cada pequeño.

En este sentido la joven reconoció que “teníamos la idea de organizarles el Día del Niño, golpeamos muchas puertas para obtener alimentos y juguetes porque no todos los chicos tienen para recibir un regalo y que puedan compartir todos juntos”. Sin embargo, la mujer confesó, con profunda tristeza, que “me genera mucha impotencia, porque llega ese día y todavía no tengo la seguridad de poder festejarles, estaba muy ilusionada”.

Por lo tanto, bajo el afán de que los niños de su merendero puedan festejar su jornada, Abigail clama por una acción solidaria, al expresar que “con lo poquito que tenga, porque todos estamos pasando por una situación difícil, les va a venir bien a los chicos para sacarles una sonrisa, y que puedan festejar su día como ellos lo merecen”. En consecuencia, necesita la ayuda de todos, la cual puede manifestarse llamando al 15-6797-5433.

Ver más productos

Santa Teresa de Jesús, en el recuerdo de la iglesia católica.

La Iglesia recuerda hoy a a Santa Teresa de Jesús

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

El Presidente llamó a jefes provinciales y dirigentes, ¿para qué? (Archivo).

El misterioso llamado de Macri a los gobernadores previo al debate

Francisco sacó al jefe de su custodia

Francisco sacó al jefe de su custodia

Ver más productos