Por Francisco Nutti
@FranNutti
Producción periodística de Florencia Golender

El Gobierno oficializó el último jueves la medida que temían muchos comerciantes del Área Metropolitana de Buenos Aires ( AMBA): del 1º al 17 de julio deberán bajar las persianas hasta nuevo aviso, producto de la disparada de contagios de Covid-19, en el marco de la pandemia. Crónica dialogó con sus representantes para dar cuenta de la crisis que atraviesa el sector y recogió testimonios en primera persona de los que se preparan para cerrar definitivamente, y también, paradójicamente, de aquellos negocios de cercanía a los que el aislamiento obligatorio los favorece porque venden más.

Tras los anuncios del presidente Alberto Fernández, junto al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, la Federación de Comercio e Industria (Fecoba) alertó sobre la "gravedad" de la situación de las pymes, luego de 100 días de cuarentena (101, este domingo) que provocaron y provocarán la caída de su facturación, generando cierres y pérdida de puestos de trabajo.

En diálogo con Crónica, Fabián Castillo, presidente de la Fecoba, expresó: "Hace dos semanas hicimos un relevamiento que nos dio que el 18% de los locales en CABA había bajado sus persianas. Esto significó 20.000 comercios con las puertas cerradas. En la misma línea, la semana pasada, hicimos otro corte más y esto subió un 2% más. Por lo que nos fuimos ya a un 20% , que son 23.000 comercios. Pero ahora, les acercamos a los funcionarios del gobierno de la ciudad una proyección de los próximos 30 días que determinó que, si no hay una ayuda inmediata, más de 27.000 pymes van a cerrar".

"Saltavaje pyme"

Según Castillo, los rubros que más han sido afectados por la pandemia del  nuevo coronavirus son "las casas de turismo, porque no son posibles los viajes ni hay movimiento turístico hace mas de 100 días, por lo que se va a necesitar más de un año para poder volver a funcionar", y la gastronomía. "La cámara de pizzerías, heladerías y confiterías ha sufrido un quiebre total de ese sistema. También el sector indumentaria y calzado", aseguró y agregó: "Aunque no se crea, muchas farmacias bajaron sus ventas un 35%".

Entre los que analizaron la situación se destacan Camilo Alan, presidente de Comercios de Palermo Viejo, quien especificó que para los negocios de ropa el nuevo parate es "un golpe de nocaut". Yanina Yaber, responsable de una pyme familiar de la provincia de Buenos Aires dedicada a la gastronomía, quien afirmó que en cuarentena vendió más que antes, pero que sabe que no es el caso de la mayoría. Y Marcelo Rodríguez, titular de una mercería de Capital Federal, que aseguró que en su caso le ha ido bien, lo que no significa que ocurra lo mismo en el resto del rubro.

Si bien puede haber excepciones, "hoy no hay sector que se haya salvado de esta mala situación", aseguró el titular de la Fecoba. Por su parte, apuntó contra los grandes supermercados: "Lo que nos perjudicó a nosotros fueron los grandes cadenas, quienes venden los siete días de la semana sin límites de horarios ni interrupciones. Ellos son los que se han favorecido ante el gran problema que tenemos las pymes, que es el cierre, y no hay ningún tipo de control sobre ellos", completó. 

En ese marco, volvió a advertir sobre un "panorama" que tenderá a "empeorar de manera sostenida y acelerada" si no se aplica "una estrategia integral de salvataje pyme".

Los que sí, los que no

Damián Di Pace, experto en consumo y director de la consultora Focus Market, señaló: "Si bien los rubros más afectados son aquellos que no tuvieron posibilidad de apertura, vinculados a gimnasios, gastronómicos, bares, restaurantes y muchos emprendimientos vinculados al turismo, y aquellos que incluso pudiendo reabrir parcialmente no pueden sostener los costos fijos que les cuesta mantener al local, el único sector que crece en materia comercial es el consumo masivo de alimentos, un 4,8% en junio".

"La realidad -continuó Di Pace- es que es muy difícil encontrar rubros que crezcan. Sí es real que crece la modalidad de comercio online. Aquellos que vendían con exclusividad online no se puede hablar de que han tenido un crecimiento de ventas físicas interanuales, en el caso de que tengan un comercio físico, pero aquellos que tienen solamente venta online, las ventas por esa modalidad, han crecido del 40 al 100%".

" Indumentaria y calzado en un centro comercial de cielo abierto de calles y avenidas, que representa entre el 30 y 40% de los locales comerciales, va a estar muy afectado por el cierre que se viene. Tengamos en cuenta que también había otros sectores que venían muy damnificados que tuvieron la posibilidad de abrir y tampoco podían sostener sus costos, como lo son mueblerías, joyerías, librerías, locales vinculados a las regalerías", finalizó el especialista.

“Nos readaptamos con entregas a domicilio para subsistir”

Pese al impacto negativo de la pandemia en la mayoría de los comercios, algunos pocos rubros se sorprendieron con buenas ventas. Marcelo Rodríguez, dueño y encargado de una mercería ubicada en el barrio porteño de Villa Devoto, contó a Crónica: “El sector se movió por quienes se volcaron al tejido, al bordado, a tapices. Incluso hubo gente que vino a comprar telas, lanas e hilos, porque hizo cursos por Internet. Aunque no se puede hablar de ventas brillantes; por suerte, muchos pudimos trabajar y muy bien, cosa que no fue habitual”.

“No hay que generalizar, porque, si bien a mí me fue muy bien con el negocio, no en todas las mercerías ocurrió lo mismo. Hay que distinguir lo que pasó en Capital y en provincia, donde tardaron más tiempo en abrir, hubo más restricciones y controles, y acá estuvo mucho más libre”, agregó el comerciante.

Para Rodríguez, “esta pandemia trae aparejada una enorme cuota de injusticia, porque hubo gente que trabajó bien y hubo gente que la está pasando muy mal. Nuestro rubro se movió; sin embargo, tuvimos algunos problemas que cada vez son más notorios, por ejemplo, la falta de mercadería, lo que obedece a que la cuarentena sorprendió en un momento crucial donde los que produjeron dejaron de producir y los que todavía no habían comenzado se dedican ya a hacer las ropas o los tejidos de invierno”.

“Los primeros días que empezamos a realizar ventas a domicilio fue raro, porque jamás pensamos hacer algo así. Tuvimos que poner el número en la vidriera, tomar los pedidos por WhatsApp, mostrarles los productos a través de imágenes y, si algo les gustaba, llevárselos a la casa. Readaptarse fue una forma de subsistir”, concluyó.

“Preparo comidas, difundo en redes y hago la entrega con ayuda de mis hijos”

El rubro de la gastronomía es sin duda uno de los más afectados en medio de la pandemia del coronavirus, sin embargo, algunos emprendimientos pequeños del sector han tenido muy buenas ventas durante la cuarentena. Yanina Yaber, titular de un local bonaerense de comidas para llevar, es una de ellos.

“Con la cuarentena tengo más trabajo, pero también tengo un desorden de horarios. Cierro a las seis de la tarde cuando antes lo hacía a las 21 y trabajo mucho con la opción delivery. Recibo más pedidos porque muchos tienen miedo de salir de sus casas o gente mayor que no puede, entonces pide la comida. Mientras siga la pandemia se trabajará de este modo”, aseguró en diálogo con Crónica.

Junto a ella colaboran sus tres hijos, dos en la elaboración de los productos y otro en el reparto. “Comprendo que la situación está muy difícil para muchos comerciantes pero, en mi caso, he tenido que incursionar en la modalidad virtual, como por ejemplo estar muy activa en Instagram o Facebook, donde suelo realizar publicaciones y hacer sorteos de mis productos congelados”, cerró la mujer, que hace dos años está al frente del local @freshsaborescongelados

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos