Ocurrió en la escuela Juan Vucetich, situada en las calles 62 y 28.

La directora y seis maestras de una escuela pública de la ciudad de La Plata, que habían denunciado penalmente al padre de un alumno por amenazarlas de muerte luego de que el hombre las hostigara y responsabilizara del hematoma que tenía su hijo, pidieron licencia, por lo que fueron designadas docentes en su reemplazo, según informaron fuentes educativas.

Se trata de la directora del establecimiento, Alejandra Calabrese, 4 maestras de grado y dos maestras de apoyo de la escuela número 55 Juan Vucetich, ubicada en las calles 62 y 28 de La Plata, una institución modelo en integración, ya que cada curso tiene al menos 3 niños con capacidades diferentes.

El incidente que derivó en el pedido de licencia de las docentes ocurrió el jueves último, cuando los niños se retiraban de la escuela y un padre, identificado como Gonzalo Pocino, increpó a la docente de su hijo con el argumento de que el niño había sido golpeado dentro del establecimiento. 

Ante la mirada atónita de padres y madres que habían ido a retirar a sus hijos y el cuerpo docente que se encontraba allí, el hombre amenazó de muerte a la directora y al resto de las maestras. 

Calabrese relató hoy en declaraciones periodísticas que en esa oportunidad "el papá me amenazó, me dijo que soy una asesina y que primero va a ir por mi y luego por mis maestras". 

"En siete años de gestión ningún niño salió golpeado o todo golpeado de la escuela", aseguró la directora, cuya licencia vence el próximo 20 de septiembre.

Victoria Alvarez Lojo, otra de las docentes que se apartó del establecimiento educativo y presenció el hecho, ratificó haber oído esas amenazas y contó que el hombre "le gritaba barbaridades a Alejandra y decía que se iba a ir con su hijo en ambulancia, que estaba todo golpeado, pero el nene no tenía golpes visibles".

El padre del menor se defendió este miércoles, en declaraciones a la prensa, indicando: "mi hijo viene de 5 escuelas, lo vienen golpeando en 5 escuelas, está siendo cambiado de escuela por el sistema que no toma cartas en el asunto".

"Mi hijo tiene que estar escolarizado como todos, recibe bullying, lo golpean y además nos discriminan por la religión cristiana", aseguró Gonzalo.

En paralelo a la denuncia penal que realizaron las docentes tras el episodio, el hombre había radicado otra denuncia contra las maestras y la directora ante la policía, en la que detalló que el jueves a las 17 se presentó en la escuela para retirar a su hijo, quien al salir le manifestó que lo habían golpeado. 

"Tenía una mancha roja similar a sangre en el guardapolvo. La maestra Cecilia, le dijo ’no es así, como él lo cuenta; llévelo papá, estamos trabajando en eso, después vamos a hablar", según consta en el acta de la Comisaría 5º de acuerdo a su propio relato.

La jefa regional de inspectores, Silvia Cardarelli, informó a su vez que ya fueron designadas las docentes que reemplazarán a las maestras que tomaron licencias; en tanto la instrucción iniciada en el establecimiento ya fue elevada a la justicia.