La beba se recupera en el hospital de niños Victor J. Vilela.

La beba de un año se recupera en un hospital de Rosario, luego de que su madre la envenenara con vino espumante y pastillas e intentara venderla, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Emily, una nena de un año y tres meses que actualmente se encuentra fuera de peligro en el hospital de niños Victor J. Vilela, donde se recupera de la intoxicación que le generó su madre, a base de alcohol y rivotril.

El hecho se produjo el sábado por la tarde en la plaza de Provincias Unidas y Mendoza, y fue alertado por vecinos que dieron aviso a personal de la Policía Comunitaria, de una joven de 19 años que estaba ofreciendo en venta a su hija.

De esta forma los oficiales detuvieron a la mujer, que fue derivada a la comisaría 14ª.
En tanto, la nena fue trasladada al nosocomio, donde permanece "en excelente estado de salud", confirmaron desde el hospital.

Por su parte, la Dirección Provincial de la Niñez está abocada a encontrar un lugar adecuado para la niña, una vez que se le otorgue el alta médica. Para ello, restan practicar algunos estudios que determinarán si la niña puede sufrir secuelas del envenenamiento a futuro.

En tanto el caso se encuentra a cargo de la fiscal Gisela Paolicelli, que mantuvo este lunes una audiencia con la madre de la nena, que fue imputada por tentativa de homicidio calificado por el vínculo.

Durante la audiencia, la madre de Emily dijo que vive una situación muy complicada, que se encuentra embarazada nuevamente, y que no recuerda nada del episodio ya que se encontraba bajo los efectos de drogas.

"Declaró que está embarazada, que la echaron de donde vivía y que tiene problemas con su pareja y con su hermano", dijo Paolicelli.

Y agrega: "En ese estado de desesperación, tomó vino y pastillas ella, pero en relación a la beba no se acuerda de nada".

Al mismo tiempo la fiscal resaltó que esa misma tarde, la mujer le admitió a una testigo que, producto de su situación personal, tenía el deseo de regalar o vender a la nena, y que "si no la podía dar, la iba a matar".

Además, Paolicelli puntualizó que la testigo "vio cuando le dio una pastilla a la bebé, por lo que la tomó, la hizo vomitar y avisó a la policía", lo que permitió salvar la vida de la menor.

 

Fuente: Télam