Las ciudades bonaerenses de Mar del Plata y Batán amanecieron este jueves nuevamente con bolsas de residuos en la vía pública, tras la decisión del sindicato de Camioneros de no efectuar la recolección callejera debido a la falta de garantías de seguridad en el predio de disposición final, problemas con los empleados municipales en el lugar, y un conflicto suscitado con los recuperadores informales.   

La situación de anoche reanuda un problema que comenzó la semana pasada entre el municipio que conduce el intendente Carlos Arroyo y los trabajadores municipales, la policía, la seguridad privada y los cartoneros, y que se tradujo en la acumulación de toneladas de residuos en las calles de ese distrito.

La semana anterior, personal policial a cargo de brindar seguridad en el predio se retiró en disconformidad con lo que se abona por cumplir esa tarea, y el jefe comunal debió recurrir a la seguridad privada, que al parecer no pudo impedir los conflictos que se producían dentro del relleno sanitario entre cartoneros, que generó incluso un bloqueo en el predio impidiendo así el ingreso de los camiones recolectores.

La policía reclamaba que se eleve de los actuales 77 pesos a 145 pesos, el valor de las horas adicionales que reciben como remuneración.

Paralelamente, y por los mismos motivos de seguridad, trabajadores municipales que cumplían tareas en el predio decidieron dejar sus puestos, por lo que la Comuna determinó desplazamientos y reubicaciones de empleados.

La falta de empleados, las problemáticas internas de los recicladores y la falta de seguridad, determinó que los camioneros vinculados a la recolección, a través de la empresa “9 de Julio”  decidieran nuevamente anoche no proceder a la recolección. 

El personal de seguridad privada de la empresa Tecsan, que por su parte había ?garantizado? el control de la situación para que los recuperadores informales levantaran el martes pasado el corte que mantenían en las puertas del predio, y los camiones pudieran así descargar la basura, ayer cumplieron su turno y se fueron, y el predio volvió a quedar sin seguridad.

Al quedar totalmente desprotegido, y ante la falta de garantías para cubrir la seguridad, los camiones de basura de la “9 de Julio” dejaron de recolectar la basura.

El martes pasado, cerca de las 18, y luego de un diálogo con el Sindicato de Camioneros que representa al personal de recolección, la empresa Tecsan que reclama a la Comuna pagos adeudados, y los trabajadores municipales del predio, los recuperadores informales realizaron una asamblea en la que decidieron levantar el bloqueo que habían iniciado ese día por la mañana para permitir el acceso de los camiones y la descarga de residuos.

El acuerdo incluía que Tecsan garantizara la seguridad, pero ayer el personal de seguridad privada "se retiró del predio", por lo que los camiones resolvieron, por falta de medidas de seguridad, no entrar a descargar las bolsas de residuos que tienen en los camiones.

Por ese motivo no pueden recorrer las calles de la ciudad y recolectar las bolsas de residuos, lo que significa que hasta que no estén dadas las medidas de seguridad, la recolección vuelve a quedar interrumpida.

Fuente: Télam