Hoy es martes 13, un día que no suele pasar inadvertido. Probablemente, este día no quieras cruzarte con un gato negro, ni pasar por debajo de una escalera y tendrás un especial cuidado en no romper ningún espejo. Tanto en España como en numerosos países latinoamericanos, el martes 13 es considerado como el día de mala suerte, por lo que muchos supersticiosos desean que la jornada se termine lo antes posible.

“No te cases ni te embarques ni de tu casa te apartes”, dice el popular refrán, por lo que más de uno prefiere no asumir compromisos importantes en este día. Si bien no tiene una explicación científica, hay muchas leyendas que explicarían la razón por la que el número 13 y el día martes traen malos augurios.

Los cristianos consideran “maldito” el número 13, debido a que eran 13 los que asistieron a la última cena de Jesucristo: los 12 apóstoles y Jesús, aunque se considera que el decimotercer integrante era el traidor Judas, quien mandó al hijo de Dios a la cruz. También eran 13 los espíritus malignos, según la Kabbalah judía, una de las principales corrientes del judaísmo.

Asimismo, en el capítulo 13 se habla sobre la llegada del Apocalipsis, donde llegó el anticristo. Por su parte, las leyendas de los países escandinavos sostienen que el espíritu del mal Loki era el invitado número 13 de una cena de dioses, en la que mató a Balder, el dios del placer y la alegría.

A su vez, la carta número 13 del Tarot representa a la muerte y a la desgracia eterna. Hay evidencias más que necesarias para considerar que el 13 es un número maldito, pero ahora hay que analizar por qué lo acompaña el día martes. Algunos consideran que tiene su origen en la antigua astrología, ya que la palabra “martes” proviene del planeta Marte, el cual en la mitología romana estaba ligado al Dios de la Guerra.

Otras civilizaciones lo relacionaban con el planeta rojo, conocido como el de la destrucción, la sangre y la violencia. Por otra parte, se cree que a partir de la caída del Imperio Romano de Constantinopla en mayo de 1453, que fue un martes 13, la fecha comenzó a ser tomada como de mala suerte.

Ese día, 800 soldados y 15 embarcaciones enviadas a Génova, Venecia y al Vaticano cayeron ante los musulmanes, lo que supuso un gran golpe para las potencias cristianas.

En la actualidad, muchos edificios modernos suelen saltearse el piso 13, por lo que pasan del 12 al 14; mientras que las aerolíneas ofrecen vuelos baratos para la fecha para contrarrestar superstición con ocasión.