Las constantes amenazas de bomba en los colegios están generando terror en los padres, que no saben cuándo les va a sonar el teléfono para que vayan a buscar a sus hijos. Y cuando llegan al establecimiento se encuentran con el pequeño asustado por la situación. Esta imagen se repitió en numerosas oportunidades en escuelas del conurbano bonaerense y algunas de la ciudad de Buenos Aires y provocó el incesante reclamo de los adultos para que alguien frenara esta situación.

Sin embargo, en las últimas horas fueron identificadas cuatro personas acusadas de realizar llamados con falsas amenazas. Se trata de una chica de 12 años, dos hermanas de 13 y 18 y un joven de 16, quienes han sido apuntados por la Policía de la Provincia de Buenos Aires como los autores de estos episodios en escuelas de San Miguel y La Matanza.

Efectivos de la Jefatura Distrital San Miguel y la Jefatura Departamental Pilar realizaron operativos que permitieron identificar a los adolescentes de 12 y 16 años gracias a informaciones brindadas en redes sociales más el aporte del 911, de las empresas telefónicas y el trabajo de los investigadores. Uno de los procedimientos permitió individualizar en San Miguel a la chica de 12, acusada de realizar dos amenazas a la Escuela Nº 7 Domingo Faustino Sarmiento, donde los investigadores afirman que la alumna cursa en el turno mañana. Además, fueron incautados cinco celulares en el domicilio.

En otro de los operativos, realizado en una vivienda de la calle Pichincha, se logró identificar al adolescente de 16 años, a quien le secuestraron nueve teléfonos móviles. De esta manera, se pudo confirmar que el joven hacía llamados a la Escuela Juana Manso, establecimiento al cual concurría hasta el año pasado, cuando fue expulsado por "mala conducta".

En el caso intervienen las UFI Nº 24 descentralizada de Malvinas Argentinas y de Responsabilidad Penal Juvenil, y el Juzgado de Garantías en lo Penal Nº 1 y 6, del Departamento Judicial de San Martín.

Trabajo de a dos

En tanto, las dos hermanas de 13 y 18 años también fueron identificadas en Ramos Mejía, y en conjunto habrían realizado llamados intimidatorios al colegio French, al cual asiste la menor de las adolescentes, que habría acatado una orden de su hermana mayor. En este caso intervienen en la causa las UFI Nº 3 y de Responsabilidad Penal Juvenil Nº 1 del Departamento Judicial de La Matanza.

Paso adelante

De esta manera, las autoridades han comenzado los procedimientos para terminar con las amenazas en los colegios que no hacen más que sembrar el miedo en los propios alumnos, docentes, padres y toda la comunidad educativa, además de interrumpir horas de clases, corromper el trabajo de los adultos y generar un enorme operativo de seguridad.