El consumo de estupefacientes causa más muertes que nunca en momentos en que el narcotráfico ha llegado a niveles récord, subraya como principales conclusiones el Informe Mundial sobre Drogas 2019 de las Naciones Unidas ( ONU) presentado este jueves en Viena. La ONU destacó que las muertes vinculadas al consumo de drogas en el mundo llegaron a unas 585.000 en 2017 frente a los 450.000 fallecimientos que calculó en 2015.

En 2017 unos 271 millones de personas -el 5,5 % de la población mundial de 15 a 64 años- consumió drogas, una cifra similar a la del año anterior, pero un 30% mayor a la de 2009, destaca el informe. La cantidad de consumidores que tienen graves problemas de drogadependencia pasó de 30,5 a 35 millones, debido a los nuevos datos aportados por la India y Nigeria, dos de los países más poblados.

La droga más popular es la marihuana (cannabis), con unos 188 millones de consumidores, pero las más letales, son las opiáceas (opio y sus derivados), responsables de dos tercios de las muertes atribuidas al consumo de estupefacientes.