La justicia porteña ordenó al Ministerio de Justicia y Seguridad de la ciudad de Buenos Aires que limite el uso de balas de goma y gases lacrimógenos como "último recurso" en el operativo dispuesto en torno al Congreso Nacional, donde por la tarde está previsto que la Cámara de Diputados trate el proyecto de reforma previsional.

La decisión fue tomada por la jueza en lo Contencioso y Administrativo tributaria de la Ciudad, Patricia López Vergara, en respuesta a una presentación del legislador porteño Mariano Recalde y del secretario general de ATE Capital, Daniel Catalano, según la resolución difundida este lunes.

En su resolución, la magistrada también solicitó al Ejecutivo porteño, encargado del operativo de seguridad desplegado de cara al debate legislativo y a las protestas convocadas, que le brinde precisiones sobre vehículos y efectivos que participarán del despliegue.

La magistrada aludió a lo ocurrido el jueves pasado, durante el primer intento por tratar la reforma previsional en el Congreso, cuando se vivieron "episodios de elevada violencia que tuvieron como protagonistas a las fuerzas de seguridad y los ciudadanos, grupos sociales y gremiales".

"Surge acreditada con entidad suficiente la probabilidad exigida para la concesión de medidas de seguridad", argumentó la magistrada. Por ello ordenó que el Gobierno de la Ciudad le informe qué fuerzas de seguridad intervendrán en el operativo, y dispuso que los efectivos estén uniformados y "visiblemente identificados".

También ordenó al Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad que "el personal policial no lleve armas de fuego" y que "la posta de goma y el material químico anti-tumulto sólo deberá ser utilizado como último recurso, a una distancia que minimice posibles consecuencias nocivas sobre los manifestantes".

Además, deberá informarse la nómina de vehículos a usarse y entregarse a la jueza luego las filmaciones y registros del operativo hechas con drones o equipos de filmación. "Se prohíbe la utilización de vehículos y personal de civil no identificado", agregó.

Por otro lado, se dispuso que en caso de detenciones "se evite la dispersión innecesaria y se concentren los detenidos en una misma dependencia, de ser posible".

"Una vez más ha quedado expuesto el fuerte sesgo de clase que estas protestas delatan recurrentemente. Ahora, ante la vulnerabilidad de los sectores de los jubilados y de nuestros mayores, así como de aquellos que perciben la Asignación Universal por Hijo, quienes se hallan casi en los bordes periféricos de la humanidad de la sociedad", evaluó la magistrada.

Megaoperativo

Efectivos de nueve comisarías de la Policía de la Ciudad, más de 420 agentes de la Guardia de Infantería y de otros grupos especiales, médicos del SAME y Bomberos participarán del operativo de seguridad en las cercanías del Congreso.

Según el esquema que realizará la Policía de la Ciudad, el servicio principal del operativo, que se inició la noche del domingo con la instalación de las vallas para el corte de calles, comenzará activamente a las 11 y estará a cargo de la Dirección General de Comisarías de la Policía de la ciudad.

A diferencia del anterior operativo de seguridad que estuvo en manos del Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Patricia Bullrich, y que involucró a efectivos de Gendarmería Nacional y de Prefectura, en esta ocasión el operativo fue diagramado por el Ministerio de Seguridad de la Ciudad, comandado por Martín Ocampo.

En el operativo estarán presentes efectivos de tres circunscripciones distintas a las que pertenecen las comisarías 4a, 5a, 6a, 7a, 8a, 9a, 12a, 15a, y 18a., como así también 425 miembros de la Guardia de Infantería y agentes de distintos grupos especiales.

Según las fuentes policiales, todos los efectivos como los oficiales de las direcciones a cargo del procedimiento que estén de civil, deberán vestir gorra y chaleco identificatorio, y se dispusieron vallados sobre las calles Rodríguez Peña, Bartolomé Mitre, Callao, Riobamba, Hipólito Yrigoyen, Ayacucho, Sarandí, Combate de los Pozos, Adolfo Alsina y Entre Ríos.

El cuerpo de agentes de tránsito del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires tendrá a su cargo los cortes y desvíos del tránsito vehicular en el área donde se desarrollará el operativo.

Además, el SAME instalará una carpa sanitaria dentro del esquema del vallado y se dispuso que el ingreso de los funcionarios al área del servicio se realice por la calle Riobamba y Bartolomé Mitre, el cual estará controlado por el personal de Protocolo del Congreso y por efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA).

El sector de mayor custodia estará concentrado en las proximidades del edificio del Congreso de la Nacion, con 50 efectivos de la Guardia de Infantería sobre la avenida Rivadavia, otros 50 sobre la calle Hipólito Yrigoyen, 65 sobre la avenida Callao y otros 65 sobre Entre Ríos.

Se prevé la utilización de dos camiones hidrantes, uno dentro del perímetro vallado y otro fuera, y patrullarán la zona cuatro grupos de Policías Motorizados, como así también una división de perros con 10 canes (más sus respectivos guías).

Fuente: Télam