Las localidades de la Costa Atlántica la mayor mejoría.

Con una buena afluencia de turistas en todo el país, se cerró ayer el último fin de semana largo del año.

La costa atlántica fue la más beneficiada en visitantes, dados la cercanía del verano y las altas temperaturas. Sin embargo, los empresarios señalaron su desazón ante la ausencia de un feriado puente como el año pasado, lo que acortó el gasto y el tiempo de los visitantes.

Viajaron 1,1 millones de personas, realizando un gasto directo de $2.361 millones en las regiones que conforman el circuito turístico nacional.

El gasto total vinculado con el turismo, incluyendo transporte y alojamiento, fue 7,3% superior al fin de semana largo de noviembre, que, si se quita el efecto inflación, deja un aumento real de 5,8% aproximadamente, según se informó desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Aunque, según indicó Fabián Tarrío, presidente de la entidad, "todo ese crecimiento se debe a que viajó más gente ya que las familias fueron muy medidas".

La cantidad de viajantes creció 9,4% frente al fin de semana del 20 de noviembre, aunque se mantuvo bastante por debajo de la misma fecha del año pasado, porque en aquella oportunidad fueron 4 días de descanso al establecerse un feriado puente.

Todos a la costa
Según datos del Ministerio de Turismo, Buenos Aires fue la región con mayor cantidad de turistas, captando el 41,5% del total, seguida por el Litoral con un 18,5% y Córdoba 11,4%.

En Mar del Plata, la ocupación superó el 85%, con un gasto promedio diario que rondó los $1.200 (incluyendo transporte). Mientras que ciudades costeras como Pinamar y Villa Gesell se movieron con niveles similares.

En la región serrana se destacaron Sierra de la Ventana, Villa Ventana y Tandil con hospedaje casi pleno, y centros como San Pedro, Chascomús, Carhué y Tigre también se vieron sorprendidos por un buen fin de semana.