Por Montserrat Brizuela
@montsebrizuela
Flavia Iros tiene 15 minutos antes de entrar a la radio. ”Estamos como queremos" va por FM Córdoba y empieza dentro de 45 minutos, pero tiene que "hacer el pase" con el programa anterior. En el teléfono, su acento cordobés es inconfundible y contagia una energía envidiable. 
Flavia es periodista: informa, comunica, cuenta historias. Pero lo que más le interesa en su rol de comunicadora, es concientizar. Ablandar a una sociedad que ve con ojos diferentes a nenas y nenes como su hija Alma, que tiene 5 años y Síndrome de Down. 
Antes de enterarse de su embarazo Flavia vivía sumergida en su profesión. "El mundo va a 2 mil revoluciones, hay una competitividad tremenda. Yo vivía loca, apurada, metida y súper concentrada en mi profesión", cuenta ella. "Pero cuando te toca... puse un freno de mano y me conecté desde un principio con mi embarazo, con mi panza", reflexionó y su tono también se serenó.
"Cuando me enteré del embarazo de Alma me rompí. Y me volví a armar con las mejores partes", cuenta. Desprejuicio, compresión, empatía, entereza. Quizá esas fueron los mejores pedazos que ella pudo recolectar para ser una madre ejemplar para su chiquita. 
"Yo me enteré a los 3 meses que Alma tenía Síndrome de Down. Y en un principio me asusté, lo diferente asusta. Dije 'Yo no quiero eso'. Pero después me tranquilicé, razoné y me revolucionó mucho. Tenés un hijo discapacitado y tenés una perspectiva diferente de todo. Y eso que yo nunca fui una persona indiferente a la discapacidad", cuenta desde el otro lado del teléfono.  

PLENA, feliz, AGRADECIDA y amada!!!!!!! FELIZ DÍA MAMÁS!!!!! #amor #agradecer #lomejorquemepasoenlavida #alma #mamá #dumbo

Una publicación compartida de Flavia Iros (@flaviamiros) el

Alma, entonces, fue su "gran disparador". Con el freno de mano puesto vivió de cerca la crianza de su nena, de su hija. Pero al mismo tiempo se le encendió el principal miedo que atraviesan los padres de nenes con este Síndrome: el futuro.
"Mi gran misión es el futuro de mi hija. Quiero visibilizar, abrir puertas: no es tan oscuro ni terrible. Naturalizamos el mensaje de la inclusión porque queda elegante pero en los hechos no se ve. Ahí me ocupé del futuro de mi hija", relata convencida.
Flavia reconoce que se está cambiando la perspectiva hacia la gente con discapacidad, pero le parece que todavía falta mucho. "Vamos hacia el cambio, pero por ejemplo, hay que dejar de decir inclusión. ¿Incluirlos en qué? ¿en nuestra vida? esa es nuestra soberbia. Hay que aprender a convivir", dice reivindicando conceptos.
Flavia conduce un programa de radio y también uno de televisión llamado “Qué ves cuando me ves". Y allí tiene como "buena coequiper" a Malena Pozobon, de 21 años, que está en el tercer año de Periodismo y también tiene Síndrome de Down. 
"Male es lo más. Es pícara, divertida. La conocí disertando en una conferencia que se llama '7 reinas' en donde se citan a mujeres por algún motivo particular. Ella logró mucho gracias a la incentivación y la vida que le dieron sus papás. Y yo no puedo evitar proyectar a Alma en ella", dice.
"Alma es una hija. No un diagnóstico ni un síndrome". Esa frase dicha por una amiga, a Flavia le cambió la cabeza. Como ella misma dijo no descubría nada del otro mundo, pero fue dicha en el momento justo. 
Alma tiene 5 años y nació un 19 de septiembre, a dos días de la primavera. Tal vez para hacer florecer en su mamá una versión desconocida que ayude a mejorar la calidad de vida, la inclusión y la convivencia de las personas con discapacidad.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San José Oriol

La Iglesia recuerda a San José Oriol

La Vengadora, de Florencia Canale, su último libro.

"Me veo tomada por las historias que escribo"

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El ex ministro de Economía y candidato presidencial, Roberto Lavagna (Nahuel Ventura/Crónica).

¿Roberto Lavagna se suma al gobierno de Alberto Fernández?

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

Ver más productos