César Miño, uno de los desaparecidos. 

Por Matías Resano

mresano@cronica.com.ar

Misterio y desesperación en torno al paradero de César Miño, un hombre entrerriano que partió desde su localidad, Concordia, hacia Paraguay, el pasado miércoles 20 de septiembre, y desde ese entonces no existe rastro alguno de su persona ni de su acompañante, Sergio Quintana.

Los dos hombres se dirigían al país limítrofe puesto que Miño desarrolla un emprendimiento de tours de compras, y en esta ocasión empleó a Quintana para que se complemente en el manejo de la camioneta, que es intensamente buscada.

En este sentido, los investigadores y sus seres queridos confirmaron que el transportista y su acompañante no cruzaron la frontera y por lo tanto rastrillan la localidad correntina de Alvear, donde fueron registrados por las cámaras de seguridad, por última vez. A las 22.30 del miércoles 20 de septiembre, Cesar Miño,de 38 años, se despidió de su esposa, Fiamma Chamay y partió desde su vivienda de la localidad entrerriana de Concordia, en compañía de Sergio Quintana.

Viajaban en esta camioneta. 

El destino era Paraguay para llevar a cabo un nuevo tour de compras, actividad a la que se dedica César acudiendo al país limítrofe comprando mercadería encargada previamente por sus clientes. En esta ocasión lo acompañaba Quintana, un conocido de la zona, como informó Fiamma a Crónica, padre de cinco niños y desocupado, por lo tanto, Miño decidió ayudarlo, ofreciéndole que lo acompañe en el trayecto.

El saludo de este significaría el último contacto con su esposa, quien detalló que “desde que salió de casa no tengo noticias. El celular está apagado. Ya salió de casa con poca batería, así que calculo que se quedó sin carga en la zona”.

En consecuencia, al no recibir notificación alguna de su pareja, Chamay llamó a su teléfono en el mediodía y la tarde del jueves siguiente, pero sin poder comunicarse. Por esta razón, la propia mujer decidió realizar el mismo camino que habitualmente desarrolla César, y en su búsqueda logró que “en Gobernador Virasoro -provincia de Corrientes- me dijeron que lo vieron cargando agua para el mate”.

Al mismo tiempo, “la policía está viendo las cámaras y detectaron que en Alvear está agarrando un jugo de la heladera y luego se lo ve de frente, y la camioneta de fondo”, agregó Fiamma. Las imágenes desencadenaron los operativos rastrillajes que se llevan adelante en la jornada de hoy, desde la localidad correntina en la que fueron vistos por última vez ambos hombres, distante a 350 kilómetros de Concordia, hasta Paraguay.

Justamente en la frontera, las autoridades de migraciones le informaron a la pareja de Miño que jamás arribaron allí, ni continuaron camino hacia territorio paraguayo. Ante semejante incertidumbre, la joven reconció su profundo pesar, expresando que “es horrible, ya no sé que hacer. Tengo un hijo de 2 años que lo extraña y me pregunta todos los días por él. Yo estoy embarazada de 7 meses y estoy desesperada, ya no sé dónde buscarlo, y a quién consultarle sobre el paradero de mi esposo”.