Leopoldo Luque, el último médico personal de Diego Maradona, llegó esta mañana a la Fiscalía de San Isidro para declarar de manera espontánea como imputado por "homicidio culposo" en la causa que investiga la muerte del capitán de la Selección Argentina Campeón del Mundo en México 1986.

Rodeado de periodistas, el neurocirujano de 39 años salió a las 7 de su domicilio en 30 de Septiembre al 1.800, de Adrogué, en la zona sur del conurbano, lugar allanado este domingo por orden del juez de Garantías de San Isidro, Orlando Díaz; y se dirigió a su auto para ir junto a su abogado Julio Rivas a declarar ante el fiscal general de ese Departamento Judicial, John Broyad; sus adjuntos Patricio Ferrari y Cosme Iribarren; y por la fiscal de Benavídez, Laura Capra.

Minutos antes de retirarse, Rivas dialogó con la prensa y aseguró Maradona "era consciente de lo que hacía y lo que dejaba de hacer. Podía decidir lo que quería él". "Era amigo de Maradona, circunstancialmente era médico y Diego por una cuestión de su amistad, confiaba en él. Los que estaban alrededor de Maradona saben lo que pasó y cuál fue la actividad de Luque, perfecta, lo operó de una neurocirugía y salió perfecto. Están buscando algo porque es Maradona, esto en una causa común no pasa", afirmó el letrado.

"La internación no fue por una cardiopatía. El corazón de Maradona está mal hace 20 años", dijo Rivas y agregó: "Luque fue quien lo internó (en la Clínica de Olivos) y lo hizo por cómo estaba ese día. Las tres hijas (Dalma, Gianinna y Jana), junto con la psiquiatra, firmaron la historia clínica" cuando se hizo la internación.

Respecto a la presentación espontánea de Luque en la fiscalía, el letrado señaló que "si el fiscal le quiere tomarle declaración, se la va a tomar, como imputado, testigo, como quiera. No tiene nada que ocultar".

Pasadas a las 9, Luque llegó a la Fiscalía, donde lo esperaba un grupo de periodistas, pero - de nuevo- elegió no hacer declaraciones. "Estoy muy tranquilo y confiado", reiteró antes de ingresar al departamento judicial. 

Tras los allanamientos realizados este domingo en la casa y consultorio de Luque, los fiscales intentaban establecer si hubo negligencia médica en las circunstancias que llevaron a la muerte de Maradona, el miércoles pasado, a los 60 años, en su casa del barrio privado San Andrés de Tigre.

Así parece apuntar la información recabada hasta el momento, ya que -según declararon los testigos- el astro no tenía los controles médicos mínimos ni el adecuado seguimiento de tratamiento mientras se desarrollaba su internación domiciliaria.

La fiscalía aclaró que aún no hay elementos para llamar a Luque a una indagatoria, sino que sólo se le informó que era objeto de la investigación.

Ver más productos

Opciones para los chicos en vacaciones

Opciones para los chicos en vacaciones

Astrología para este 2021

Astrología para este 2021

A 50 años del secuestro de Aramburu

A 50 años del secuestro de Aramburu

Tendencias que te cambian la vida

Tendencias que te cambian la vida

La victoria de River Plate

La victoria de River Plate

Una historia secreta sobre Boca Juniors

Una historia secreta sobre Boca Juniors

La herencia del amor a un club

La herencia del amor a un club

Los libros más buscados en 2020

Los libros más buscados en 2020

Las tendencias que profundizó el COVID

Las tendencias que profundizó el COVID

Claves de Alberto Fernández

Claves de Alberto Fernández

Ver más productos