Familiares y allegados de Claudia Repetto, la mujer de 53 años asesinada un año atrás en Mar del Plata, marcharon hoy junto a cientos de personas para reclamar que la Justicia condene a prisión perpetua a su ex pareja, quien confesó haberla matado a golpes y enterrado su cuerpo en un descampado.

A un año del crimen, los hijos y el hermano de Repetto encabezaron la convocatoria, acompañados también por familiares de Jordana Rivero (29), una estudiante de psicología que fue víctima de otro femicidio, ocurrido al día siguiente en el centro de la ciudad balnearia.


"Únanse a nuestra lucha contra los femicidios. Por ellas. Jordana y Claudia", fue el mensaje que encabezó la movilización, que partió del monumento ubicado en avenida Luro y Mitre, a cien metros de la Catedral local.



"Hoy es un día muy difícil. Tenemos la emoción a flor de piel. Seguimos sufriendo la pérdida de mi hermana y queremos que se haga justicia, queremos un juicio ya, no podemos esperar meses y queremos que el asesino, que reconoció lo que hizo, sea condenado a perpetua por femicida", dijo Jorge Repetto, hermano de Claudia.

El hombre pidió además a los presentes que "denuncien" los casos de violencia de género: "Denunciemos, no podemos seguir con ese patrón machista".

En la misma línea, Melisa Rivero, hermana de Jordana, de cuyo crimen se cumplirá un año mañana, pidió que "más allá de marchar por ellas dos, se hagan visibles" los casos de violencia contra las mujeres.

"Si tenés un amigo o familiar que tiene actitudes violentas, exponelos", dijo, y agregó: "Yo estaba de ese lado y nunca pensé que iba a estar de este".


Pidió además que se condene al hombre acusado por el crimen de su hermana, y la pareja de él, quien también se encuentra detenida por el hecho.



Claudia Repetto fue asesinada a golpes por su ex pareja, Ricardo Alberto Rodríguez (57), tras ser interceptada en el pasillo del PH en el que eran vecinos, en el barrio Termas Huinco.

El hombre, detenido 26 días después, confesó el crimen y relató que había ocultado su cadáver en un descampado.

La desaparición de la mujer había sido denunciada el lunes 2 de marzo de 2020 por sus hijos, y la investigación del caso fue caratulada inicialmente como "averiguación de paradero" por el fiscal Fernando Castro, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 1.

Rodríguez también había desaparecido sin dejar rastros, por lo que los hijos de la mujer apuntaron desde el primer momento a él como principal sospechoso, ya que su madre había decidido terminar siete meses antes una relación que ellos consideraban "violenta y tóxica".

Pese a múltiples rastrillajes en distintos puntos de la ciudad, durante 25 días no hubo rastros de ninguno de los dos.



Solo fueron encontrados una serie de documentos de ella en una pila de basura, y una pala al costado de la ruta 11, hasta que el 27 de marzo, amigos de la familia de la mujer interceptaron a Rodríguez en la vía pública y lo retuvieron hasta que llegó personal policial.

El acusado confesó el femicidio al ser indagado por el fiscal, y dijo que había enterrado el cadáver en Acantilados, a metros del lugar donde había sido hallada la pala tres semanas antes.

Aseguró además que había actuado "solo", y que cargó a la mujer "en la parte de atrás" de un ciclomotor envuelta en una sábana.

"La enterré con una pala que llevé desde mi casa, había como un pozo", explicó, y a partir de su relato, el cuerpo fue encontrado a la altura del kilómetro 535 de la ruta 11.

Rodríguez fue imputado por el delito de "homicidio agravado por el vínculo y por haber mediado violencia de género", y el último 23 de febrero, pocos días antes del aniversario del crimen, el fiscal que finalmente se hizo cargo del caso, Leandro Arévalo, titular de la UFI 7, pidió a la Justicia de Garantías que sea llevado a juicio oral.



El fiscal dio por acreditado que el acusado "le propinó diversos golpes de puño" a la mujer, "especialmente en la cabeza y el rostro, los cuales le produjeron múltiples equimosis y causaron un estado de inconsciencia que, sumado a la posterior manipulación del cuerpo por parte de Rodríguez, derivaron en el fallecimiento" por "asfixia a raíz de la broncoaspiración".

Desde su detención, el acusado cumple prisión preventiva en la Unidad Penal 44 de Batán.

En cuanto al crimen de Rivero, ocurrió el 2 de marzo de 2020, cuando la joven fue golpeada y estrangulada en su departamento, ubicado en Salta y avenida Luro, y luego arrojada inconsciente desde el séptimo piso.

Por el femicidio fue aprehendido dentro del inmueble Bernardo Luis Baraj (51), acusado además por robo agravado.

Seis meses después fue detenida además seis meses después la pareja de Baraj, identificada como Paola Rojas (38), acusada de haber intervenido en el robo antes del crimen.

Fuentes judiciales informaron que Baraj y Rojas serán llevados a juicio el año próximo, en el marco de una causa a cargo de la UFI 1.


(Línea 144: atención, contención y asesoramiento en situaciones de violencia de género. Por WhatsApp: +5491127716463).

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos