Por Fedra Abagianos 
@trinityflux 

En la diversidad está la particularidad de cada chico que juega, se identifica y se encuentra como todos los demás. Muñecos sin una pierna, con anteojos, de pelo colorado, con alguna marca particular o con las características físicas del síndrome de Down. En un mundo que está cambiando hacia un futuro más integrador, las distintas formas de encontrar las diferencias para convertirlas en equidades se desarrollan cada vez más pensando en un niño que mañana será adulto.

"La inclusión hay que hacerla desde el momento en que nacemos, Y no favorece solamente a la persona en la sociedad, también favorece al entorno", le dijo a Crónica Liliana Núñez, una madre que forma parte de la Asociación Síndrome de Down de la República Argentina (ASDRA).

Tanto Oli, la muñeca bebé de apariencia real de la empresa Casita de Muñecas, como Emilia, la muñeca de trapo de la línea "Un muñeco como yo", de la tienda de juguetes Zona de Sentidos, son muñecos con características físicas del síndrome de Down y son algunos de los ejemplos de juguetes pensados para incluir las diferencias en el desarrollo de la infancia.

"Cuando surgió la idea, las familias nos sentimos muy entusiasmadas, conmovidas. Era un juguete esperado", aseguró Núñez, quien además contó que el desarrollo de la muñeca Oli fue en conjunto con la empresa que preside Federico Galanterni.

El mandamás de Casita de Muñecas, le contó a Crónica que la idea surgió de una nena con síndrome de Down que aseguraba que no le gustaban las muñecas porque ninguna se parecía a ella. "Ahí nos dimos cuenta de que había toda una parte de la realidad de los bebés que no estaba representado en nuestras muñecas y pusimos manos a la obra para solucionar eso y darle una respuesta a todas esa gente a través de nuestras muñecas", aseguró.

En Argentina nacen por año unos 1.200 chicos con el síndrome también conocido como trisomía 21, una anomalía donde un material genético sobrante provoca retrasos en la forma en que se desarrolla un niño, tanto mental como físicamente.

Características particulares

Daniela Briñón, fundadora de Zona de Sentidos, contó que los muñecos con "rasgos o características particulares como el síndrome de Down o que tienen el pelo colorado, o tienen anteojos o su característica particular, surgió para que los chicos tengan en sus manos un muñeco que con sus características físicas, que puedan reflejarse y tener un juego a partir de muñecos que se les parecen, y no uno que sea totalmente ajeno a lo que ellos ven todos los días".

La muñeca Oli, que tuvo un proceso de desarrollo en conjunto y con el asesoramiento de ASDRA, fue lanzada el 20 de marzo de 2018, un día antes del Día Internacional del Síndrome de Down, en la misma sede de la institución, en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires con el apoyo de la Cámara Argentina del Juguete.

Y a casi un año de su salida al mercado, ya es el juguete de muchos chicos, es solicitada desde otros países del mundo y ya está en proceso una segunda versión que será lanzada el próximo Día del Niño.

Emilia es la muñeca de trapo que salió el mercado. 

"Todos los papás que tenemos hijos con capacidades diferentes estamos peleando por la inclusión y la igualdad. Nos pareció una idea excelente la muñeca Oli", aseguró Lorena Marano, mamá de Elisa, quien la recibió como regalo la pasada Navidad. Este tipo de muñecos no sólo está apuntado a quienes padecen el síndrome, sino que también formen parte del proceso de inclusión y convivencia con otros chicos.

"Está muy bien para los chicos con síndrome de Down y para los que no, para que se vayan involucrando desde chicos con el tema" explicó Marano. Si bien Marano cuenta que su hija necesita juguetes de estimulación temprana porque es pequeña, como juguetes con formas, luces, sonidos, colores y con detalles que le llamen la atención, Oli es su primera muñeca tipo bebote.

Elisa tiene dos hermanos mayores, Donato de seis años, el mayor, fue el primero que reaccionó ante la muñeca que le habían regalado. "La miró y lo primero que captó es que tiene la lengua afuera igual que Lisa. Como sabe que tiene síndrome de Down, sabe de qué se trata", contó la mamá y agregó: "Me dijo que era linda como la hermana la muñeca. Es un vínculo más para la inclusión".

Con opiniones a favor y en contra, los muñecos con características particulares demuestran la buenas intenciones de inclusión ante la diversidad. Y de que cada uno de los chicos pueda encontrarse a sí mismo en el juego, en la infancia, en la sociedad y en el mundo. Será responsabilidad de los grandes que los chicos crezcan y se desarrollen en un mundo donde las diferencias los sientan iguales y donde las igualdades los hagan distintos.

Ver más productos

Cómo hacer guita: Ramiro Marra te explica todo

Cómo hacer guita: Ramiro Marra te explica todo

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

¿Qué hacer el fin de semana largo?

¿Qué hacer el fin de semana largo?

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Eva Duarte: toda la historia

Eva Duarte: toda la historia

Ver más productos