La Guerra de Malvinas, además de un recuerdo amargo, dejó una infinidad de historias que valen la pena ser contadas. Una de ellas es la del ex combatiente José Muñoz, quien recuperó su casco después de 34 años.

El soldado argentino arribó a las Islas Malvinas con 19 años y se desempeñó como chofer de un camión cisterna. Al finalizar el conflicto armado, Muñoz fue obligado a entregar su casco y sus pertenencias a los ingleses.

Crónica dialogó con el ex combatiente, quien contó qué sintió cuando recuperó el objeto que lo había acompañado durante todo el enfrentamiento armado. "Tener el casco en mis manos significó volver a tener un recuerdo de mi estadía en las Islas, fue algo muy emocionante e inesperado", sostuvo Muñoz.

El soldado, oriundo de Sarmiento, Chubut, recibió la noticia de que su casco lo tenía un coleccionista argentino en Cambridge, Reino Unido. Paola Muñoz, sobrina del hombre, había publicado un artículo en Internet sobre su tío y su paso por Malvinas, y nombró el caso de que había dejado el casco en las Islas. Tras 34 años sin saber nada de eso, un joven argentino que vivía en Europa lo llamó para contarle que había comprado su casco.

"Un día pasé por la Municipalidad de Sarmiento, donde trabaja mi sobrina, y me dice que me estaban llamando del Reino Unido. Atiendo y un chico llamado Matías Miccio me dice que compró por 700 libras un casco que tenía mi nombre escrito. Empezó a investigar y se encontró con el artículo que había escrito Paola", relató el soldado chubutense.

Sin embargo, el joven coleccionista le informó que no podía sacarlo del país europeo porque era un patrimonio histórico, por lo que se puso en campaña para poder entregarle el tan significativo objeto a su verdadero dueño. "Matías se encargó de poder traerlo. Cuando empezó a hacer los trámites, sintió miedo por lo que podía pasar allá en Gran Bretaña. Los ingleses le dijeron que no había ningún problema, se sumaron a la causa porque allá se nos respeta mucho a los ex combatientes", agregó Muñoz.

Finalmente, el 2 de abril de 2015 Matías llegó a Sarmiento y, frente a cientos de vecinos y ex soldados, le entregó el casco a José, quien se emocionó profundamente cuando lo tuvo en sus manos: "Fue una forma de cerrar una herida".