Por Luciano Bugner 
@lucianobugner 

"Si en los matrimonios hay discusiones, ¿cómo no los va a haber en la CGT?”. El triunviro Carlos Acuña definió a la perfección las fisuras que se acrecientan en la central obrera. Y el mayor ejemplo de ello fue la ausencia de Héctor Daer a la reunión del Consejo Directivo.

Como era de esperarse, “gordos” e “independientes” no apoyarán la movilización del 22 de febrero. A tres semanas de la marcha, el movimiento obrero parece debilitarse cada vez más, cerca del divorcio definitivo. Héctor Daer faltó al encuentro y no fue ninguna novedad, ya que el escrito presentando por la central obrera confirmando la reunión llevaba solamente dos firmas: la de Acuña y Juan Carlos Schmid.

“Él está de vacaciones. Y además ya manifestó algunos matices”, se animó a decir el portuario. Sin embargo, Daer (o quien le maneja las redes sociales) subió una foto a la misma hora que se llevaba a cabo el Consejo en donde se lo veía recorriendo un centro de formación de Sanidad.

“Los compañeros ausentes darán las respuestas correspondiente”, siguió Schmid en relación a la falta de representantes gremiales. Es que también quedaron vacías las sillas ocupadas por los “gordos”, como el caso de Rodolfo Daer, titular de Alimentación, y de la Unión Obrera Metalúrgica.

Cabe destacar que en diciembre, Francisco “Barba” Gutiérrez renunció a la Secretaría de Interior de la CGT, puesto que actualmente sigue vacante. De este sector quien sí dijo presente fue Victor Santa María. Si bien el titular de porteros está peleado tanto con el moyanismo como con el barrionuevismo (figuras en las cuales se encolumna el sindicalismo combativo), la denuncia de la UIF de poseer fondos evadidos en el extranjero hizo que también entre en la guerra sindicatos-gobierno.

Pero las ausencias no quedaron ahí. De 35 integrantes en el Consejo Directivo, este miércoles asistieron 27. “Acá estuvo la mayoría”, reiteraron desde la Confederación General de Trabajo. Y si bien la frase es absolutamente cierta, hay un dato no menor: faltaron gremios que convocan a mucha gente. Como es el caso de los “independientes”.

A pesar de haber prestado su sede para un encuentro entre  Hugo Moyano Luis Barrionuevo a fines de diciembre, Gerardo Martínez (titular de la Uocra) no fue partícipe del Consejo Directivo, al igual que José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Armando Cavallieri (Comercio), Sergio Romero (UDA) y Andrés Rodríguez, de UPCN.

El motivo principal de las faltas es un secreto a voces: creen que Hugo Moyano quiere defender sus causas judiciales con la unidad de todo el movimiento obrero. “Los que tengan cuestiones personales no deberían usar la CGT como paraguas”, había declarado Romero ante Ámbito Financiero.

Por eso, hoy, como en los 90, Hugo Moyano es la figura central del sindicalismo. En él se dividen o se agrupan. “Lo banco hasta que la justicia demuestre lo contrario”, resumió Juan Carlos Schmid. Pero la pelea del ex cegetista no la lleva a cabo él, sino sus hijos.

Este miércoles estuvieron presentes en la reunión Pablo, Facundo y Huguito. Hablaron todos. Huguito puntualizó en temas legales, sobre todo de la reforma laboral. Los otros pidieron el acompañamiento para el 22. Y este martes lo tuvieron.