Pese al operativo policial, la Catedral volvió a ser objeto de pintadas con consignas como “El Estado es cómplice de asesinato de Maldonado"; “Fue el Estado, fue Gendarmería” y Santiago Maldonado vive en nuestra lucha”.

Antes de la 18, los alrededores de la Plaza de Mayo fueron vallados e incluso, los contenedores de basura retirados por camiones, luego de que fueran prendidos fuego en la última marcha por Maldonado, cuando se cumplió un mes de su desaparición.

Si bien la plaza permaneció vacía, la concentración se mantuvo sobre las avenidas de Mayo y Julio Argentino Roca, en las inmediaciones de la Catedral, de la que participaron militantes del MST, MAS, Convergencia Socialista (CS) y unos pocos representantes de comunidades mapuches que reclamaron la ley 26.160, que impide el desalojo a pueblos originarios.

En tanto, no hubo presencia de dirigentes políticos y organizaciones sociales luego de que desde varios sectores previnieran contra la movilización, ante la posibilidad de que se produjeran “provocaciones” a pocos días de las elecciones legislativas.

En ese marco, Abuelas de Plaza de Mayo emitió un comunicado en el que la entidad pidió “prudencia en el tratamiento” del caso y “cautela”.

Pese a la escasa convocatoria de esta tarde, mañana se espera que vuelvan a concentrarse a las 15, acompañando la tradicional ronda de las Madres.

Más temprano desde Diagonal Norte ingresó una columna del movimiento Resistencia Popular con una bandera, mientras que sus integrantes llevaban remeras identificativas con esa agrupación, pero se mostraron con el rostro cubierto y armados con palos.

Asimismo, en la plaza había activistas del MAS y del Frente de Izquierda pese que a organizaciones de derechos humanos y la familia Maldonado pidieron que no se hiciera esta manifestación.