El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires autorizó la reapertura de los boliches, luego de 7 meses de inactividad por la cuarentena por coronavirus. La resolución publicada dicta que este tipo de locales solo podrá ofrecer servicio de gastronomía en sus patios o terrazas, y no en salones cerrados.

Aunque algunos podrán ver esta medida como una solución para los locales bailables, los propietarios afirman que, en Capital Federal, sólo cinco tienen espacios abiertos, y hasta ahora ninguno obtuvo la autorización.

En respuesta a la resolución lanzada, la Cámara de Empresarios de Discotecas y Entretenimiento de la Ciudad de Buenos Aires (CEDEBA) pide que los dejen reabrir al 25% de su capacidad y con protocolos de seguridad danitaria.

Qué dicen los propietarios de la resolución

"En la vereda nos dieron el ok, pero todos estamos haciendo el pedido de permiso y hasta ahora no se lo dieron a nadie. Yo presenté el mío hace 6 días y aún no tuve contestación. La nueva resolución que nos permite abrir patios y terrazas no nos sirve, porque sólo cinco de los cien boliches que hay en la Ciudad los tienen", explica Jorge Becco, propietario de Club Aráoz y secretario general del CEDEBA, en declaraciones al diario Clarín.

La medida, firmada por Matías Lanusse, el titular de la Agencia Gubernamental de Control (AGC), permite recibir comensales en las mesas y sillas de patios y terrazas a los locales de baile clase C para el desarrollo de actividades exclusivamente gastronómicas.

Becco sostiene que el rubro "está fundido" y que el 10% de los boliches no van a poder recuperarse de la crisis. "Los demás, aguantan", asegura.

También explica que la posibilidad de una apertura para el comercio gastronómico les ayudaría al menos a abonar parte de los sueldos y alquileres, y reclama que algunos están recibiendo facturas de servicios tan altas como antes de la cuarentena.

"A pesar de que hace ocho meses que estamos cerrados, recibimos cuentas de luz de $50.000, como si estuviéramos trabajando", destaca el empresario.

“El baile y el entretenimiento son parte de la vida. Es verdad que es una actividad de contacto y entiendo y acepto las reglas de juego por la pandemia, pero hoy la gente baila en fiestas ilegales. Por cada una que se denuncia hay 30, que se hacen en quintas y en bares a escondidas. No las controla nadie y no hay medidas de seguridad. Sería más seguro si habilitan las discotecas con un protocolo estricto, con un aforo regulado del 25%, donde nosotros somos los responsables de controlar que la gente cumpla las medidas", indica Becco.

Los dueños de boliches proponen un protocolo de reapertura que incluye la presencia de un enfermero o médico que controle la temperatura de los clientes, quienes además pasarían por un arco sanitizante y llevarían tapabocas y alcohol en gel.

"Por lo menos, que habiliten el 25% para que la gente escuche música sentada en mesas, vea videos y que tenga la sensación de estar en una disco", insiste Becco.

Ver más productos

El día que Boca se apoderó del mundo

El día que Boca se apoderó del mundo

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Ver más productos