Los metrodelegados iniciaron este jueves una nueva medida de fuerza al levantar los molinetes en la línea H, entre las 17 y las 20, en continuación de su reclamo para que se los incluya en paritarias pese a que la Corte descartó su personería gremial, en tanto que Metrovías denunció “accionar violento” de los gremialistas contra personal de seguridad de la empresa que intento “disuadir la acción ilegal”.

El conflicto se produjo porque Metrodelegados rechaza el acuerdo de paritarias firmado por la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que lidera Roberto Fernández con el Ministerio de Trabajo y con la empresa concesionaria Metrovías que dispuso un aumento del 15,2 por ciento en los haberes.

"Esta tarde, ante el anuncio de la apertura de molinetes de la Agtsyp (el gremio de los metrodelegados) personal de Seguridad y del área de Recursos Humanos se hicieron presentes en el lugar para intentar disuadir esta acción ilegal”, dijo Metrovías en un comunicado.

Y, agregó que, “como consecuencia de ello”, los representantes de Metrovías “fueron agredidos por este grupo de delegados gremiales”.

Metrovías informó además que, “ante el accionar violento de los manisfestantes”, el personal de la empresa se hizo a un lado “para evitar que las agresiones escalarna en violencia”.

El martes último, en el marco de un paro de seis horas que realizaban desde el inicio de la jornada y cuya finalización estaba pautada para las 12, un grupo de 16 metrodelegados fue detenido por cortar vías durante un operativo realizado por fuerzas de seguridad en distintos puntos de la traza de la línea H para permitir el funcionamiento del subte mediante un esquema de emergencia con algunas formaciones. 

A raíz de esas detenciones, que incluyeron al secretario adjunto de la Agtsyp, Néstor Segovia, los metrodelegados dispusieron una medida de fuerza en todas las líneas, que se extendió hasta la medianoche, cuando recuperaron la libertad la totalidad de los detenidos.