Por Mariano Cerrato 
@marianodcerrato 

Los odontólogos de la provincia de Buenos Aires atraviesan por una situación compleja, frente a un aumento considerable en los insumos de bioseguridad que necesitan para atender a sus pacientes, que subieron desde el comienzo de la pandemia "hasta un 300%", sumado a otros altos costos mensuales y el riesgo de contagio al que se exponen.

En este sentido, la odontóloga Dora Olivares (M.N. 33.827) explicó en diálogo con Crónica que este lunes tiene "el doble de gastos" que en la etapa prepandemia, pero que su sector no percibe un aumento "desde enero", ya que el aumento "de 1.000 a casi 2.000 pesos" sobre el valor de la consulta cubre sólo "el kit de seguridad del paciente", que incluye "un camisolín, unas botitas y una gorra".

Pero los problemas para los dentistas no terminan ahí, ya que otro obstáculo que enfrentan en la generación de sus ingresos pasa por la obligación que tienen de dar turnos con mayor margen de tiempo entre paciente y paciente. Al respecto, Olivares señaló que en su caso antes del mes de marzo atendía entre "12 y 14 personas por día", en la actualidad puede recibir "atendiendo rápido, hasta a 7 personas", lo que afectó de forma directa sus ingresos mensuales.

Por otra parte, los odontólogos, para poder atender deben realizar una inversión de 5.000 pesos en un traje de protección, a lo que Olivares agregó "5.000 pesos mensuales en tapabocas", más otros gastos fijos, como "el alquiler del consultorio y pagar servicios".

Sobre esta problemática, la Federación Odontológica de la Provincia de Buenos Aires (Fopba) advirtió que "la suba del 300% en insumos de bioseguridad, más la elevada carga impositiva" pone al sector en una "situación crítica", que llevó a que más del 20% de los consultorios en territorio bonaerense "no pueda volver a abrir".

Fopba informó además que actualmente hay más de 60 casos de odontólogos con Covid-19 en la provincia, fenómeno sobre el cual Olivares agregó que hay profesionales que no trabajan porque "están en edad de riesgo", pero que no reciben "ningún tipo de ayuda" y muchos desisten de "seguir pagando el alquiler, porque ya no pueden".